“Proyecto Laramie”: teatro por la tolerancia

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La obra escrita por Moisés Kaufman a partir de un hecho real -el asesinato de un joven homosexual en Estados Unidos- se presentará, bajo la dirección de Orlando Arocha, hasta el 10 de julio en La Caja de Fósforos.

teatro tolerancia

Matthew Shepard está ausente. En la obra sobre su asesinato no aparecerá como fantasma, tampoco en un viejo recuerdo. Su muerte es un símbolo. Hablan por él sus amigos, su tutor universitario, el cantinero del bar que frecuentaba, el Dj La Sombra –quien lo vio por última vez–, y la oficial que atendió el llamado de emergencia para socorrer al chico que agonizaba en los parajes gélidos de Laramie, Wyoming.

Sangre seca, respiración entrecortada, cráneo deforme. Shepard había pasado 18 horas atado a una cerca de madera a bajas temperaturas cuando la funcionaria llegó para ayudarle. “El único lugar donde no tenía sangre era el rostro, aparentemente por todo lo que había llorado”, dice la oficial de policía. A la actriz Rossana Hernández, en medio de la escena, se le escapan algunas lágrimas. En una esquina, parada frente a un micrófono y oteando los rostros del público, la doctora que atendió al chico en el hospital cuenta que ya no se podía hacer nada para salvar su vida. Finaliza el primer acto de Proyecto Laramie.

Los presentes atestiguan la historia del joven homosexual víctima de un crimen de odio en 1998 y el relato de cómo los miembros del Tectonic Theater, compañía neoyorquina del venezolano Moisés Kaufman, reunieron más de 200 entrevistas para crear la pieza. Quienes interpretan a los actores del grupo llevan libretas, grabadoras y cámaras en mano, listos para documentar los testimonios de los habitantes de Laramie, y dejan que sean estos quienes hablen, cuenten, se expresen. La obra no es una dramatización del crimen, es un viaje a un pueblo donde la iglesia bautista y mormona predominan sobre otras creencias y en el que en una entrevista de trabajo (y así lo contará una joven lesbiana) dan por sentado que una mujer de veintitantos ya está casada. La ficción traslada al público a esa pequeña localidad estadounidense, “donde todo el mundo se conoce” y en la que parece existir un espíritu de comunidad, cuyos habitantes deben asumir que no todos están listos para aceptar las diferencias.

Luego de su estreno en Nueva York en 2000, el Proyecto Laramie recorrió las tablas de Alemania, Francia, Italia y España y ahora las voces de Wyoming se escuchan en Caracas, bajo la dirección de Orlando Arocha, en La Caja de Fósforos. Es el primero de ocho montajes que conforman la segunda edición del Festival de Teatro Contemporáneo Estadounidense, que celebra este año la multiplicidad de culturas en EE.UU., y fue escogido para inaugurar el encuentro teatral por su discurso a favor del respeto por el otro. “Lo que ve el público está ocurriendo en nuestro pequeño Laramie, en La Caja, porque puede ocurrir donde sea. Habla de la tolerancia y ese es un tema importante en Venezuela, la necesidad de aceptar la visión del otro”.

Un total de 23 actores (entre ellos Elvis Chaveinte, Diana Volpe, Jennifer Morales, Verónica Fagúndez y Antonio Ruiz Coello) interpretarán 70 voces distintas durante el desarrollo de la historia. Algunos llevan sombreros y botas vaqueras, otros cárdigans y chaquetas. Unos son de Laramie, otros de Nueva York. Unos prefieren callar lo que saben, otros desean profundizar en las razones del crimen.

Shepard es la víctima, pero no el protagonista de este relato. Es Laramie el que tiene el rol principal, sus habitantes y su necesidad de hablar sobre la tragedia que estigmatizó a su comunidad. A veces, se dirigen a la audiencia con micrófono en mano, en otras oportunidades desde la butaca se siente el privilegio de espiar en el pasado como quien mira un documental. Sobre las paredes blancas de La Caja se proyectan los paisajes de Laramie, y al mismo tiempo focos de luz rodean a los actores como si aquello fuera un estudio de televisión. Está usted en un pedazo de Wyoming, pero tampoco olvide que quien le habla es el teatro. Incluso Kaufman lo plantea así en una carta que envió al equipo de La Caja: “El pueblo del teatro le habla a otro pueblo”.

Los actores se identifican constantemente. “Este es mi compañero Elvis Chaveinte e interpreta a Doc O’Connor”, “Mary Duartte, como Romaine Patterson”; “él es Jorge Melo e interpreta a Jon Peacock”. Así la audiencia puede reconocer quién les habla. “Se crea un ambiente de asamblea para discutir lo importante”, dice el director de la pieza, y en aquellos momentos que se congelan en el tiempo, con los personajes inmóviles dejando que el cigarrillo en su mano se consuma o que el cabello se mueva con una brisa, ayudan a “fisgonear en la historia y pensar dónde estoy y qué relación tengo yo con eso que está ocurriendo”.

Coordenadas:

Lugar: La Caja de Fósforos, Concha Acústica de Bello Monte.

Fecha: Ya en cartelera hasta el 10 de julio.

Funciones: Viernes a las 8:00 pm y sábados y domingos a las 7:00 pm.

Entrada: Bs. 450.

Vía El Universal

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •