Juan Gabriel deja un legado imborrable para la comunidad gay

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Fue en 1984 cuando Juan Gabriel se cansó de aparecer como el tímido provinciano heredero de una tradición rural para transformarse en un joven urbano, vestido en suéter rojo con cuello de ojal y pantalón blanco, daba brinquitos entre cientos de velas anunciando una evolución en su performance que explica a qué se refería al responder “lo que se ve no se pregunta”, cuando el periodista Fernando del Rincón se atrevió apreguntarle por sus preferencias sexuales.

Lo que se ve no se pregunta” sintetiza mejor que nada la manera en que asumía su sexualidad buena parte de ese público que coreaba sus canciones en los bares gay a finales del siglo pasado en México.

Si Juan Gabriel contuvo a Fernando del Rincón y lo obligó a reconocer que lo que importaba era la relevancia del personaje público, del músico, y no lo que sucedía en su cama, quienes coreaban las canciones de Juanga en esos tugurios, no pocas veces semiclandestinos, juntaban fuerzas en su desempeño laboral y su creciente poder adquisitivo para obligar a que se respetara su diversidad, su intimidad. El logro puede parecer menor hoy, pero no lo era entonces.

‘El Divo de Juárez‘ recalcó de principio a fin su orgullo por México
Juan Gabriel realizaba su gira ‘MeXXIco es Todo 2016‘ y el viernes, en el que sería su último concierto, se presentó en Los Ángeles con un traje oscuro para su despedida. Un adiós que no planeó y sin embargo estuvo a su altura, una última serenata dedicada a su público y un mensaje que define en gran parte el legado de este artista que marcó generaciones.
El concierto se convirtió en una auténtica fiesta en la que fue acompañado en el escenario por alrededor de 60 músicos de mariachi y orquesta, bailarines y coristas.
El escenario, que asemejaba una guitarra, le permitió recorrerlo en 360 grados, mientras se veía su imagen en enormes pantallas en la parte superior. Y allí fue donde se reflejaron las últimas palabras a sus fans:

“Felicidades a todas las personas que están orgullosas de ser lo que son“.
Con este mensaje cerró su concierto, su última subida al escenario y la despedida a su público. Alberto Aguilera Valadez murió a los 66 años en Santa Mónica, California, a las 11:30 a.m. tras sufrir un infarto, según reportaron familiares.
Su gira por diversos lugares de Estados Unidos y México inició el viernes 19 de agosto en el Valley View Casino Center de San Diego.
Tras su muerte, el artista también dejó pendientes conciertos que tenía programados para todo el mes en Guadalajara, Jalisco, el 3 de septiembre; Seattle, Washington, el 9; Fresno, California, el 11; Las Vegas,Nevada, el 16; Dallas y McAllen, Texas, el 18, 22 y 23; Chicago, el 25 y Greensboro el 29.
De acuerdo con la página oficial de su gira, en octubre tenía planeado viajar a las ciudades de Miami, Saltlake City, Nueva York, Laredo, Phoenix, Foxwoods y el 30 de octubre visitaría Puerto Rico.
Su más reciente trabajo ‘Los Dúo‘ fue el disco más vendido durante el año pasado en México y durante 10 meses entre 2015 y 2016 se mantuvo en el número uno de la lista Top Latin Albums.

Vía Enewspapper.mx

 

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •