Jorgina, una transexual wayúu de 76 años

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La casa una noche ardió. Jorgina salió justo a tiempo para ver como el fuego abrazaba el adobe, el techo de paja. Todo lo que tenía en el mundo se lo llevaban las llamas de un incendio provocado por sus vecinos, los mismos wayuu que la habían amenazado porque un día había dejado de ser Jorge para seguir el impulso de un alma que buscaba su verdadera sexualidad.

Tenía cinco años cuando su papá le hizo saber lo que pensaba. Jorge no tenía la rudeza de los hombres de Uribia (La Guajira) y entre bromas pesadas se lo gritaba cuando se anegaba de aguardiente. Una madrugada, después de llegar zigzagueante y borracho a la casa, el hombre sacó la escopeta que tenía debajo de la cama, la cargó y se la puso en la frente a su hijo. Quería matarlo para borrar de un balazo la humillación de que le hubiera salido marica. Justo cuando iba a apretar el gatillo se arrepintió y lo dejó que siguiera creciendo con la esperanza de que las palizas lo enderezaran y lo volvieran un hombre. Pero nada de esto pasó y a los 25 años, ya siendo una mujer, los insultos y agravios la obligaron a abandonar su pueblo.

Empezó como empleada doméstica en un lugar remoto, donde nadie la conocía. La melancolía la trajo de regreso a su tierra para recuperar su lengua Wayunaiiki y se instaló a las afueras del poblado en el lugar donde las casas se confundían con el desierto. Los insultos, la desconfianza, las amenazas se cumplieron y una noche oscura las llamas acabaron con su rancho vecino de Uribia.

Nada la amedrentó y allí sigue a sus 76 años en su ranchería castigada por el silencio wayuu. Jorgina envejece cobijada por su soledad. Ella es Jorgina:

Vía las2orillas.co

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •