El Ejército de Chile expulsa a un soldado gay tras haber denunciado acoso homofóbico

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

soldado-gay-chileEl soldado Alfredo Morales, que trabaja en el Regimiento Brigada la Acorazada de Concepción, en Antofagasta (norte de Chile), denunció públicamente, a finales de julio, el acoso homofóbico al que ha estado sometido por parte de comañeros y superiores, convirtiéndose así en el primer soldado en el ejercicio de su cargo en dar a conocer públicamente episodios de homofobia al interior de la institución.

“Me he sentido menoscabado y humillado. En ningún documento del Ejército dice que un homosexual no puede ser soldado. Quise seguir la profesión de mi abuelo, que era militar, pero me encontré con constantes abusos por mi orientación sexual que me mantuvieron en muchas ocasiones con licencia psiquiátrica”, dijo Morales.

“Lo que consideran más grave es que uno no tolere la homofobia. Para el Ejército, eso es una falta”

Añadió que “al enfrentarme a la capitana Francisca Mesone y al comandante Aldo Peña por sus reiterados acosos contra mí por orientación sexual, (a uno lo dejé hablando solo y a la otra le exigí disculpas). Estas quejas las consideraron una indisciplina y lejos de ayudarme, de sancionar a los responsables, me exigieron que firmara me baja. Me negué, y por eso, dijeron que me despedirán a fin de mes”.

Rolando Jiménez, director del Área e Derechos Humanos del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), organización a la que recurrió Morales y que le ha prestado su apoyo, precisó que el “pasado 27 de julio enviamos una carta al Comandante en Jefe del Ejército, Humberto Oviedo Arriagada, denunciando los hechos y solicitando una investigación y sanciones contra los responsables. Esto, porque al soldado se le había impedido formalizar su denuncia ante uniformados con rangos mayores de los que lo acosaban”.

Tras ello el envío de la carta, el propio Comandante de la Primera División de Ejército, Sergio Retamal Rubio, tomó declaraciones al soldado. “Pues bien, nunca nos enviaron los resultados de la investigación. Se habían comprometido en hacerlo la semana pasada, y por teléfono me indicaron que el soldado sería expulsado por disciplina. Les expliqué que su falta a la disciplina había sido por enfrentarse a dos superiores que lo acosaban, pero ello no les importó”.

Morales ha indicado que “no voy a firmar mi baja, pero tampoco volveré al Ejército, pues es claro que habrá represalias. Esto no me afecta solo a mí. Hay muchos otros que están pasando por lo mismo y hablo por ellos ahora”.

En tanto, Jiménez puntualizó que “el Movilh tomará la representación legal de Morales. Iremos a tribunales sí o sí, sólo estamos evaluando cual será la mejor acción legal más oportuna para enfrentar el abuso”.

Los episodios de discriminación

Con el apoyo de su madre, padrastro y hermano, Morales entró al Ejército como conscripto en marzo del 2014 y en abril del 2016 se convirtió en soldado de tropa profesional, iniciando sus funciones en el Regimiento Brigada la Acorazada de Concepción. Primero trabajó en al área de telecomunicaciones, pero frente a los continuos acosos de sus compañeros, fue traslado al casino, para trabajar como mayordomo.

“Mis compañeros me tiraban besos, me decían ‘maricón’, ‘córtate las uñas’, ‘no junten con él’. Por eso, estuve mucho tiempo con licencias médicas y psiquiátricas, lo que perjudicó además mis estudios de enseñanza media”, recordó el aún soldado.

Si bien el uniformado pensaba que en el casino la situación mejoraría, ello no ocurrió. Por un lado, el “comandante Aldo Peña siempre expresó que los homosexuales no podían estar en Ejército y, al saber de mi existencia, advertía a otros que iba a llegar un gay a la repartición”, dijo el soldado. Luego, la capitana Francisca Mesone “en reiteradas ocasiones me trababa de maricón y se burlaba de mi, lo que afectaba mi ánimo”. La reacciones de Morales contra sus superiores, a quienes les exigía respeto, le valieron dos faltas en los últimos meses, excusa usada por el Ejército ahora para expulsarlo.

“El único error que cometí, fue que una vez salí a comprar cigarros, sin permiso y por eso fue considerado una falta. Aparte de eso, mi desempeño fue excelente. Ellos lo que consideran más grave, es que uno no tolere la homofobia. Para el Ejército, eso es una falta”, puntualizó Morales.

Vía Cascara Amarga

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •