A la búsqueda de un nuevo “paciente de Berlín”

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Se elabora un registro de casos de trasplante de médula ósea en personas con VIH, una de ellas habría recibido células similares a las del único caso de curación documentado.

tim20brown

El “paciente de Berlín”, Timothy Ray Brown, lleva siete años sin tomar tratamiento antirretroviral y no presenta ningún signo de reaparición de la infección por VIH, por lo que quedan pocas dudas acerca de su curación.

En el marco del simposio Towards a Cure (Hacia la cura) organizado con anterioridad a la Conferencia Internacional del Sida (AIDS 2016), que tuvo lugar el pasado mes de julio en Durban (Sudáfrica), un equipo de investigadores presentó un trabajo de documentación y registro de casos de trasplantes de células madre sanguíneas en personas con VIH, con el objetivo de determinar si existen otros posibles casos de curación similares al de Timothy Brown.

En los últimos años, casos como los “pacientes de Boston” (véase La Noticia del Día 11/12/2013) o la “niña de Mississippi” (véase La Noticia del Día 11/07/2014)  parecieron, en un principio, apuntar a nuevas posibles estrategias de cura. Sin embargo, ambas aproximaciones acabaron en una reaparición del virus. Incluso un caso muy similar al del “paciente de Berlín”, en el cual se trasplantaron –como en el caso de Brown- células madre con dos copias del correceptor CCR5 mutado, la estrategia fracasó porque afloraron virus con tropismo CXCR4 (véase La noticia del Día 04/11/2014).

Todo ello no ha hecho más que constatar que en el caso de Timothy Brown confluyeron una serie de factores que lo hacen difícilmente reproducible: se sometió a quimio y radioterapias mieloablativas particularmente intensas –con un riesgo de fallecimiento asociado del 40%– y recibió un trasplante de células madre con dos copias del gen del correceptor CCR5 con la mutación delta 32, una característica que solo tienen el 0,2% de los donantes a nivel mundial.

Este último punto –donante con CCR5 mutado– no está claro que fuera necesario para que Brown lograra la curación, ya que algunos expertos apuntan hacia el fenómeno “injerto contra huésped” (donde las células trasplantadas atacan a las células inmunitarias del receptor que quedan tras la mieloablación) como la clave para la curación del “paciente de Berlín”.

El equipo de investigadores que realizó la presentación en el simposio “Hacia la Cura” –conocido bajo el nombre de consorcio EPISTEM– cuenta con integrantes de siete centros médicos de 5 países europeos. Dicho consorcio se estableció con diversos objetivos:

-Servir de guía a aquellos médicos que pretendan realizar trasplantes de células madre sanguíneas a personas con VIH

-Compartir los procedimientos analíticos ultrasensibles de detección del VIH utilizados en investigación

-Evaluar éticamente las distintas intervenciones (teniendo en cuenta que, aun siendo capaces de curar el VIH, se trata de procedimientos que pueden causar la muerte del paciente por su agresividad)

-Realizar una búsqueda activa de donantes y cribar la presencia de la mutación delta 32 en el correceptor CCR5

-Investigar los resultados clínicos de aquellas personas con VIH que hayan recibido o vayan a recibir un trasplante de células madre hematopoyéticas.

Según los datos publicados durante la presentación, casi 30.000 donaciones de sangre de cordón umbilical y más de 1.000.000 de donantes adultos han sido ya identificados en diversos bancos de tejidos europeos y se ha identificado su genotipo del correceptor CCR5 para generar un registro de donantes con dicha mutación.

EPISTEM ha identificado 24 pacientes europeos con VIH candidatos a trasplante de células madre sanguíneas, de los que 15 recibieron finalmente dicho trasplante.

Dada la gravedad de sus afecciones, solo seis de las 15 personas que recibieron el trasplante siguen hoy con vida. Ocho fallecieron dentro de los cuatro meses siguientes a la intervención y una novena persona dentro de los dos años y medio posteriores al trasplante. Las causas de las muertes fueron la reactivación del cáncer y/o infecciones oportunistas relacionadas con la inmunosupresión asociada al procedimiento.

De las seis personas restantes, una recibió el trasplante hace 5 meses, otra hace catorce, tres hace aproximadamente tres años y la última lo recibió hace 5 años. Todas ellas tienen muy bajos niveles de ADN del VIH en el núcleo de sus células (hecho que también se observó entre los pacientes que fallecieron).

Al iniciar el tratamiento antirretroviral, las personas con VIH experimentan un descenso importante de los niveles de ADN viral desde 900 hasta 400 copias por millón de células, pero dichos niveles no suelen bajar más a pesar de encontrarse en terapia antirretroviral efectiva prolongada.

Sin embargo, en el caso de los pacientes trasplantados evaluados, tres meses después de la intervención todos ellos tenían niveles de ADN viral inferiores a una copia por millón de células y a los 200 días del trasplante solo uno de ellos tenía niveles detectables de ADN del VIH.

Dos de los 6 pacientes que siguen vivos habían recibido trasplantes con dos copias del gen del correceptor CCR5 con la mutación delta 32. Los cuatro restantes recibieron trasplantes sin características especiales en lo relativo a dicho correceptor (con “genotipo salvaje”).

En la presentación se analizaron en profundidad los resultados de los 3 pacientes que llevaban mayor tiempo de seguimiento post-trasplante. Solo uno de ellos había recibido un trasplante de células madre con dos copias del gen del correceptor CCR5 con la mutación delta 32 de un donante compatible. En uno de los otros dos casos la donación provenía de un donante compatible y en el otro de cordón umbilical.

Dos de los pacientes (los dos que habían recibido el trasplante de un donante compatible) dieron negativo a todas las pruebas de detección de ADN del VIH.

Sin embargo, en ninguno de los casos se ha optado todavía por interrumpir el tratamiento antirretroviral. Hasta que ese momento no llegue, será imposible saber si se puede lograr un nuevo “paciente de Berlín”.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt-VIH).

Referencia: Wensing AM et al. Allogeneic stem cell transplantation in HIV-1-infected individuals; the EPISTEM consortium. Towards a Cure Symposium, 21st International AIDS Conference, Durban, abstract OA3-1, 2016.

Vía acción solidaria

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •