Una vacuna experimental contra el VIH en monos, ¿útil contra la tuberculosis?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

1381241192_0

 

Una vez clarificado que se tardarán años en escuchar nuevos datos positivos sobre una vacuna preventiva del VIH en humanos, los ojos de los científicos miran a la ciencia básica. Y de esa está habiendo mucha, y buena, en el Congreso de Vacunas de Sida que se está celebrando en Barcelona.

Quien acaba de presentar resultados es Louis Picker, el científico de la Oregon Health & Science University que hizo titular recientemente al diario ‘The New York Times’ “Nueva esperanza para la vacuna del VIH” a raíz de su publicación en ‘Nature’. Picker ha anunciado en Barcelona que el mismo sistema que utilizó en esta inmunización frente al Virus de Inmunodeficiencia Simia (SIV), podría servir también para otra patología que se resiste a una vacuna eficaz: la tuberculosis.

En rueda de prensa, fue aún más allá y habló de su intención de probar el sistema en búsqueda de una inmunización para la malaria. El científico explica a ELMUNDO.es que se trata de un estudio piloto y reconoce que es pronto para dar los resultados por seguros. “Pero estos congresos están para eso”, bromea. De hecho, hace sólo 14 semanas que se inició el experimento, consistente en exponer a la tuberculosis a un grupo de siete primates no humanos. De ellos, cinco han resistido a la infección.

Lo que distingue a la vacuna del VIH (y quizás de la tuberculosis en un futuro) de Picker de otras es el vector que utiliza para introducir el microorganismo inactivado que pretende proteger de la infección. En su caso, ha optado por el citomegalovirus, “muy similar en simios que en humanos”.

En un encuentro con periodistas, el director científico del HIVACAT, Christian Brander, comentó que “una vez muerto el adenovirus 5” (el vector que se utilizaba en las primeras vacunas e incluso en la única que ha mostrado algo de eficacia), gran parte de la investigación está centrada en los nuevos vectores, el chimpadenovirus (la versión ‘simia’ del anterior), el citomegalovirus, el RRV -un ‘primo’ del virus del Sarcoma de Kaposi- e incluso el virus del herpes.

En el trabajo en ‘Nature’, Picker probó su vacuna en 16 monos, a los que después infectó con el virus del sida simio. La vacuna no protegió en un principio, sino que actuó de una forma peculiar. Lentamente, fue limpiando su organismo del VIH hasta niveles absolutamente indetectables, un proceso que se completó en nueve de ellos en aproximadamente un año y medio.

“Es un cambio conceptual, por eso se puede pensar que sirva para atacar a distintos patógenos”, comentó Picker. El especialista habló sobre los siguientes pasos que hacen falta antes de que la vacuna se pruebe en humanos. El primero de ellos ya está hecho y consiste en diseñar un prototipo de vector humano que sea seguro para su uso clínico. Después, hay que fabricarlo, siguiendo el procedimiento GMP (siglas en inglés de ‘buenas prácticas de manufactura’). “Esto tardará al menos dos años”, señaló. Por esta razón, no se podría pensar en un inicio de un ensayo clínico en fase I -la más preliminar- hasta al menos 2015.

El investigador se mostró muy cauto sobre si sus resultados podrían trasladarse a seres humanos. “Hasta que no lo vea no lo puedo decir”. Por esta razón, bromeó sobre cuándo y cómo celebrar su hallazgo, la publicación en ‘Nature’ que supuso la prueba de concepto de que el citomegalovirus podría usarse como vector. “Tengo la botella de champán y la gente me dice que la abra pero… ¿cuándo?”.

 

Vía El Mundo.es

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •