TSJ debe cambiar criterios sobre Artículo 77

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Así lo estima el abogado José Manuel Simons (Venezuela Igualitaria), en esta primera entrega de la entrevista realizada por FRV.

Ricardo A.

José Manuel Simons, abogado, activista por la comunidad LGBTI y defensor de los derechos humanos, ha tenido que lidiar con la resistencia al cambio en Venezuela. En el país todavía existe una renuencia manifiesta a admitir que las minorías también tienen derechos.

Miembro de la Asociación Civil Venezuela Igualitaria, ha liderado iniciativas para que el Estado venezolano vaya reconociendo, así sea a regañadientes, los derechos que la gente LGBTI tiene como los demás ciudadanos, y se le han negado históricamente.

En los últimos tiempos, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha dado pasos pequeños pero contundentes para sentar jurisprudencia. Ha desafiado paradigmas impuestos por las comunidades cristianas. Un sonado caso fue el fallo en diciembre pasado a favor del hijo de una pareja de mujeres venezolanas. El niño de Migdely Miranda y Gyniveth Soto ahora está registrado legalmente con los apellidos de sus dos madres.

Allí estuvo Simons, respaldando jurídicamente la petición de justicia de Migdely. Haciendo posible que por primera vez en la historia un venezolano pueda llevar con orgullo su doble filiación materna.

Simons ha venido denunciando desde el año pasado la inconstitucionalidad del Artículo 44 del Código Civil venezolano. Dicha norma, que data de 1982, estipula que el matrimonio sólo puede considerarse válido entre un hombre y una mujer. Las parejas del mismo sexo han quedado en el limbo y la indefensión. El año pasado, el activista de Venezuela Igualitaria introdujo ante la Sala Constitucional una Demanda de Nulidad de dicho artículo.

La comunidad LGBTI venezolana aguarda la sentencia que cambiará la historia de las parejas del mismo sexo aquí. La Fundación Reflejos de Venezuela entrevistó a Simons para conocer el statu quo del matrimonio igualitario en el país.

TSJ: cambiando criterios

? El Estado venezolano ya ha reconocido el derecho de las familias homoparentales a existir y tener iguales beneficios socioeconómicos. ¿Qué queda por interpretar en la jurisprudencia venezolana para reconocer el matrimonio igualitario?

? Nosotros siempre hemos creído que la Sentencia 190 fue una base en el 2008 por la Sala [Constitucional], y desde la promoción por la Unión Afirmativa, que desde ese punto de vista reconoció la no discriminación establecida en la Constitución a las personas LGBTI.

Ellos, de alguna manera reconocen este año que en Venezuela existen familias homoparentales; o que existen al menos parejas. Que me parece bastante extraño que reconozca lo del Censo [de 2011], cuando a ese porcentaje de familias lo ignoraron. Y ahora la Sala lo reconoce.

Yo siento que la Sala, como ha hecho con otros temas, debe cambiar su criterio respecto al Artículo 77 [de la Constitución]. Porque para nosotros obviamente siempre ha sido la sentencia “sí, pero no”.

Esa sentencia establece que el Artículo 77 solamente protege, que no lo prohibía [el matrimonio igualitario], porque ella establecía que no se prohibían las uniones. Pero me imagino que en ese momento estaba intentando visibilizar solamente las uniones civiles que no son matrimonio ni concubinato. Creo que en ese tiempo la Sala quería hacer ver eso.

Pero para mí solamente creo que hace falta un criterio jurisprudencial nuevo que cambie el criterio que ya venía manejándose del Artículo 77 y sobre la Constitución, como lo han hecho en otros países. Por ejemplo, en Brasil, donde se probó por esa vía. Interpretando con base en la igualdad, a la no discriminación, en los artículos que ya están ya allí establecidos.

Artículo 77, recurso de interpretación

? ¿Es el Artículo 77 de la Constitución el verdadero obstáculo, puesto que quienes se oponen al matrimonio igualitario siempre parecen fundamentarse en él? ¿O es que nuestra Constitución es tan ambigua que puede ser interpretada según el interés de cada quien?

? Fíjate que sí. Cuando interpusimos ese recurso, yo quería además agregar un recurso de interpretación sobre el Artículo 77 como tal. Porque si lees el Artículo 77, si nosotros nos basamos en que no se prohíben ni se condenan las uniones entre parejas del mismo sexo ?como lo estableció la Sentencia 190?, se supone que el Artículo 77 solamente protege a cierto matrimonio, mas no dice que se prohíbe, basándonos en ese sentido. Y de nuevo nos quedaría el Código Civil.

Desde mi consideración, yo siempre he pensado que ese Artículo 77 es inconstitucional, o está mal redactado. Porque la sentencia de la Sala me lo ha hecho confirmar.

La Sala establece en el año 2008 que ese artículo representa una medida afirmativa o una discriminación positiva a las familias heterosexuales, o a las parejas heterosexuales. Pero la Sala, antes de 2008, ha tenido un criterio sobre qué son las medidas afirmativas, o cómo se aplican las medidas afirmativas o discriminaciones positivas. Entonces, para aplicar una discriminación positiva tengo que tener un grupo social e históricamente vulnerado. Es un requisito.

Entonces, establecer el legislador ?en ese tiempo, el constituyente? que se va a proteger el matrimonio heterosexual es una discriminación positiva que no se necesita. Las parejas heterosexuales nunca han sido históricamente discriminadas. Entonces, la Sala debió haberlo notado en el año 2008 cuando tocó el tema, porque no se puede decir que existe una discriminación positiva sin estudiar los requisitos para que esa discriminación positiva exista.

Poder político y conservadurismo

? Venezuela es uno de los países más rezagados en el reconocimiento del matrimonio igualitario en América Latina. ¿Es la mentalidad de la sociedad venezolana realmente tan retrógrada como para ser un caso aparte en la región? ¿O es que el tema se centra únicamente en la interpretación de la jurisprudencia?

? Yo creo que el problema no es ni social ni jurídico. Es simplemente falta de voluntad de las personas que han tenido poder. De quienes tienen el poder para decidir, para actuar, para mover, de una manera para ir avanzando poco a poco. Hay mucho conservadurismo dentro de esas personas que han tenido el poder anteriormente.

En lo social, tampoco. Fíjate que yo me crié en San Felipe, donde todo el mundo conocía a Lisandro y Rafael, una pareja de estilistas que tienen más de treinta años juntos, y todo el mundo sabe que ellos son esposos. Cuando estuve en un conversatorio en San Felipe, yo le comentaba a la gente que estaba ahí que es como que tú dijeras “no, que nosotros no aceptamos a las parejas homosexuales”, pero socialmente tú sabes y conoces que ellos son pareja desde hace muchísimo tiempo y que todo el mundo los conoce. Los niños saben que ellos son pareja, la gente mayor también…

? Es una cosa del dominio público…

? ¡Claro! Entonces, no es una cuestión social. Hay rechazo, por supuesto. ¿Por qué hay rechazo? Porque se ha promovido el conservadurismo también. Ha crecido la influencia de cristianos evangélicos. Fíjate que quien se opone hoy en el TSJ no es la Iglesia católica, es el conservadurismo cristiano evangélico, que es mucho más dogmático, mucho más radical. (Continuará).

Fundación Reflejos de Venezuela

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •