Sujeto encañonó a joven bisexual para “proteger” a su hijo

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

chile

“Pensé que me iba a asesinar. Sacó el arma, me apuntó a la cabeza y me dijo que no le importaba nada, que no temía matarme y que me alejara de su hijo”. Este es el estremecedor relato de J.D.A.M., joven de 26 años que se declara bisexual y que se dedica junto a sus padres al comercio ambulante. Según su versión, la tarde del sábado vivió un aterrador episodio al ser prácticamente secuestrado por el padre de un joven de 18 años con quien habría sostenido un encuentro homosexual.

El aberrante hecho policial comenzó a gestarse alrededor de las 15 horas, cuando el denunciado como autor, C.A.L.P. (37 años), contestó una llamada que ingresó al teléfono celular de su hijo (18 años). Al percatarse que se trataba del joven bisexual, fingió ser aquél y acordó una reunión en la Ruta 9 Norte, en el sector de Río Seco.

Fue así que, confiado, el denunciante llegó hasta el lugar y se reunió con el padre de su amigo, quien –de acuerdo a lo pactado telefónicamente cuando éste se hizo pasar por su hijo- lo llevaría hasta la casa del menor de 18 años.

Pero, a bordo del vehículo Nissan Terrano del imputado, el joven bisexual fue conducido hasta el sector de Calafate, a 15 kilómetros al norte de Punta Arenas. Ahí, C.A.L.P. comenzó a insultar al joven, para luego amenazarlo con un revólver calibre 22 exigiéndole que se alejara de su hijo y advertirle que, si lo volvía a ver con él, lo mataría.

“El hombre me insultó; me apuntó a la cabeza; después me obligó a bajar del vehículo; me sacó al camino e hizo que me pusiera de rodillas. Siempre me apuntaba con la pistola. Luego, me quitó el dinero que tenía y se llevó mi teléfono celular. En ese instante, yo vi que puso una bala en el arma y me dijo que me pusiera a correr, que me iba a matar si no desaparecía de ahí. Yo le pedía que no me quitara mi teléfono, que con ese me comunicaba con mis padres, que no se lo llevara, pero no me hizo caso y empezó a gritarme que corriera, así que me escapé y me escondí en medio de la vegetación hasta que se fue”, recordó el afectado.

Abandonado en el campo, el joven comenzó a pedir ayuda a los pocos vehículos que transitaban por el sector, hasta que uno de ellos detuvo su marcha y, ante el relato que entregó conmocionado el joven, lo trasladaron al retén de Carabineros de Río Seco, donde presentó la denuncia de lo ocurrido.

“No sé si fue porque era amigo de su hijo o por mi condición sexual, pero el hombre estaba decidido. Yo lo sentí dispuesto a matarme. Fue aterrador todo y, después cuando quedé en el camino, no sabía qué iba a pasar, pensé que me perdería, que no tenía cómo volver a mi casa ni cómo pedir ayuda. ¡Menos mal que esas personas pararon y me brindaron auxilio!”, añadió.

Luego de que carabineros de Río Seco acogieran la denuncia, fueron al domicilio del supuesto autor del hecho, residente en el sector rural, deteniéndolo. Este en un principio intentó ocultar la evidencia, pero luego accedió a entregar el arma y las pertenencias del denunciante. Finalmente fue puesto a disposición del fiscal de turno, quien dispuso que a primera hora de ayer fuera trasladado al Tribunal de Garantía para formalizar la investigación en su contra.

En tanto, la víctima dijo a La Prensa Austral que su condición sexual es conocida por su familia, pero no así por todo su entorno, pero que nunca había vivido un hecho de violencia por aquello. Además, precisó que con el hijo del imputado sólo habían tenido un encuentro sexual hacía algunas semanas, pero que nunca sostuvo una relación amorosa con él.

Imputación y llanto

Pasado el mediodía de ayer, el detenido enfrentó audiencia de Control de Detención siendo formalizado por la fiscal Wendoline Acuña, por los delitos de amenazas condicionadas, porte ilegal de arma y hurto simple, solicitándose además una orden de alejamiento a favor del denunciante y arraigo regional por el plazo de 70 días, fijado por el magistrado Juan Enrique Olivares, recuperando luego la libertad.

Cabe mencionar que durante el procedimiento judicial, en varias oportunidades, el imputado rompió en llanto al igual que algunos familiares que lo acompañaron en la sala, siendo llamado a la calma por el juez que dirigió la audiencia.

Haciendo uso de la palabra tras ser notificado de la investigación que se sigue en su contra, el imputado dijo entre sollozos: “Nunca tuve la intención de hacer daño. Sólo quería asustar a esta persona para que se alejara de mi hijo, actué como padre; no fui a robar tampoco, la idea era que se fuera caminando y así pudiera aprender la lección. ¡Pero nunca matarlo!”, finalizó el imputado.

 

Vía La Prensa Austral

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •