Se agudiza escasez de antirretrovirales

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

13740392_copia.520.360

 

Hay fármacos cuya distribución ha fallado desde comienzos de año

Las fallas en la distribución de antirretrovirales están en aumento pese a que el Gobierno ha garantizado el tratamiento gratuito a las alrededor de 42.000 personas que viven con VIH y sida en el país.

De acuerdo a una lista elaborada por la organización StopVIH, basada en las denuncias que hacen los mismos pacientes al buscar los fármacos, el pasado mes de enero faltaron cuatro antirretrovirales en Lara, Sucre, Carabobo y Zulia; mientras que en febrero hubo denuncias de seis medicamentos tanto en Carabobo como en Distrito Capital y, en algunos casos, en el territorio nacional.

Marzo fue el mes más crítico. Al menos 17 medicamentos antirretrovirales escasearon en 18 estados de Venezuela de acuerdo con el listado.

Solo en lo que va del mes de abril ya han sido reportados fallas en siete medicamentos: abacavir y efavirenz en Carabobo, abacavir y liponavir en Sucre; y raltegravir, tenofovir, viraday, atazanavir y la combinación de entracitabina con tenofovir en Distrito Capital.

Hay casos como el de abacavir con lamivudina que no se le ha visto desde enero en varias partes del país; mientras que entracitabina con tenofovir ha fallado en tres de los cuatro primeros meses del año.

De acuerdo con Jhonatan Rodríguez, presidente de StopVIH, 98% de los pacientes con VIH y sida toma terapias combinadas que pueden estar formadas por dos o tres fármacos distintos.

Distintas versiones 

En una reunión sostenida con distintas organizaciones no gubernamentales el pasado 28 de marzo, la viceministra de Redes de Salud Colectiva, Pasqualina Curcio, admitió las fallas en el sistema, alegando que existen nudos críticos en el proceso de planificación, licitación, adquisición, gestiones de aduana, nacionalización, inventario, transporte y distribución de los productos farmacéuticos.

Curcio admitió que los antirretrovirales faltantes no fueron adquiridos en la gestión anterior del Ministerio para la Salud. Pero el coordinador nacional del Programa VIH-Sida, Miguel Morales, en declaraciones en VTV el pasado lunes 7 de abril, dijo que los pacientes venezolanos sí reciben los tratamientos y que los fármacos que llegaron al país están almacenados en el Servicio Autónomo de Elaboraciones Farmacéuticas (Sefar).

“Estamos ofreciendo todos los medicamentos, los tenemos en las farmacias del Servicio Autónomo de Elaboraciones Farmacéuticas (Sefar) y estamos distribuyéndolos en las coordinaciones regionales de salud”, indicó Morales.

La realidad es que, desde 2009, no ha habido un solo mes en que no se haya reportado el desabastecimiento de algún medicamento o insumo para diagnosticar o tratar el VIH.

De acuerdo con el informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS),Tratamientos antirretrovirales bajo la lupa, con fecha de 2013, Venezuela está en el grupo de países latinoamericanos con el mayor número de reportes de desabastecimiento de estos fármacos.

Para Rodríguez, hay un problema estructural de planificación en la adquisición de estos medicamentos combinado a un proceso burocrático. Indica que las farmacéuticas y el fondo de la OPS demoran entre tres y cinco meses en despachar una vez emitida la orden de compra.

“Por ejemplo, hay un laboratorio que tiene unos medicamentos en la aduana esperando por un trámite del Ministerio para la Salud. Este fármaco llegó en enero y no lo han podido sacar de allí”.

El director de StopVIH exhorta al ministro para la Salud a que realmente se hagan llegar los antirretrovirales a las coordinaciones regionales haciendo uso de “todos los recursos del Estado”.

“No negamos el gasto que hace el Gobierno en la compra de medicamentos, pero el Estado está en la obligación constitucional de velar por la salud de los venezolanos cueste lo que cueste”, indica Rodríguez.

 

Vía El Universal

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •