Prueba salivar para detectar el VIH en 20 minutos

10423991706_4ce17d1496                            10423993556_2f3ab08d34

 

El desarrollo es empleado en instituciones nacionales y puede precisar más del 97 por ciento de casos positivos

AGENCIA ID/DICYT Durante la consulta con el dentista es posible saber si se tiene infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) mediante una prueba que analiza el fluido oral y brinda el resultado en 20 minutos. El servicio está disponible en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), el Hospital de la Mujer y la Facultad de Odontología (FO) de la UNAM.
“Este tipo de test, desarrollado por el laboratorio OraSure Technologies y conocido como prueba rápida oral, tiene alta efectividad y puede detectar más del 97 por ciento de casos positivos en la consulta odontológica de rutina. Dada su precisión y rapidez reduce el número de personas que no recogen los resultados de sus estudios de sangre”, advierte el doctor Enrique Acosta Gío, quien se desempeña como jefe del Laboratorio de Microbiología de la División de Estudios de Posgrado e Investigación de la FO.
El dispositivo está compuesto por una paleta pequeña e impregnada con sustancias reactivas. Se pasa por las encías (superior e inferior) y parte interna de los labios hasta que se humedece con la saliva. “Una vez que se ha impregnado con el fluido oral, la paleta se introduce en un envase con líquido revelador, con el cual se produce una reacción química y transcurridos 20 minutos puede interpretarse el resultado”, explica el especialista.
Para ello, agrega, la prueba está provista de los indicadores “C” (significa control) y “T” (test). Si el resultado es negativo, aparece una línea roja en “C”; cuando es positivo se aprecian dos líneas rojas en ambas letras; pero se considera nulo cuando la pantalla se torna color blanco o rosa, si las líneas no están definidas o quedan fuera del margen de registro”, detalla Acosta Gío.
Aunque el test está aprobado en el país y se utiliza desde hace algunos años, no es de venta libre; sólo se distribuye a los profesionales de la salud, quienes han recibido entrenamiento previo y tienen la disposición de apoyar a los pacientes con VIH/Sida.
Por lo anterior, es importante considerar que las farmacias no están autorizadas para la comercialización de la prueba. Pero tampoco los médicos pueden entregarla a los pacientes para que la realicen en su domicilio.
De acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), la precisión de la prueba se ubica en 99.6 por ciento. No obstante, cuando alguien obtiene un resultado positivo es necesario que se le realice el examen conocido como Western Blot (confirma la presencia de proteínas de VIH en la sangre).
El odontólogo no sólo deberá saber cómo ofrecer la prueba al paciente, sino proporcionarle asesoría sobre el significado del resultado, pasos a seguir en caso de estar infectado y, desde luego, canalizarlo a los servicios de salud donde pueda recibir terapia antirretroviral.

Vía dicyt.com

Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •