Profesora y activista LGBT Quiteria Franco acusa al rector de la Universidad Simón Bolívar de discriminar por orientación sexual e identidad de género

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La profesora de la Universidad Simón Bolívar y activista de los derechos LGBTI, Quiteria Franco, denunció ayer en su blog personal que el rector de esa Universidad, Enrique Planchart, le ha negado en dos ocasiones el otorgamiento de un derecho de palabra en el Consejo Directivo de esa institución, con el fin de introducir una propuesta para evitar discriminación por orientación sexual e identidad de género dentro de la comunidad universitaria. Así lo dejo expreso en su blog personal de la siguiente manera:

“Mi intención era  ratificar mi solicitud de derecho de la palabra ante el Consejo Directivo de la Universidad Simón Bolívar, la cual solicité en noviembre de 2017 e hice nuevamente en el presente mes. Esta solicitud fue apoyada por el Profesor William Anseume, representante profesoral ante el CD.

Le expliqué que el propósito era  presentar una propuesta ante el CD con el fin de prevenir los actos de discriminación por orientación sexual en la USB, tomando como ejemplo lo sucedido en mi caso. Adicionalmente, solicitar se permita a los profesores, empleados y trabajadores la inclusión de su pareja o conyugue del mismo sexo en el  seguro social,  o plan de salud, tal como lo hacen las parejas de distinto sexo.

Luego de mencionar el primer punto, me dice que el CD había decidido negar mi derecho de palabra por no haber agotado los canales regulares. Primera información falsa (mentira) el CD no otorga derechos de palabra, esa es una facultad que otorga únicamente el rector de la USB, es decir, el presidente del CD. Segunda mentira, se cumplieron todos los pasos regulares. Mi caso fue planteado primeramente a la jefa de departamento de idiomas, luego a la jefa de división de ciencias y humanidades, a la asociación de profesores, al secretario y al vicerrector académico y nunca recibí respuesta.”

Primera Propuesta de Franco:

En sus comunicaciones, Quiteria Franco hizo la  propuesta concreta de sustituir el texto que acompaña a los avisos de convocatoria a concursos para profesores, el cual es discriminatorio y fue el que se utilizó para descalificarla como concursante. Se cita a continuación: “se espera que el personal contratado forme parte de la generación de relevo”   Más recientemente se agregó: “no tener más de 15 años de trabajo en la administración pública”. Sustituirlo por:   IGUALDAD DE OPORTUNIDADES DE EMPLEO: la Universidad Simón Bolívar ofrece igualdad de oportunidades, trato justo y equitativo en el empleo a todas las personas sin distinción de raza, color, religión, sexo, nacionalidad, edad, discapacidad, afiliación política, estado civil,  orientación sexual, identidad y expresión de género.

Rector niega discriminación por orientación sexual pero admite discriminación por edad. Y confiesa la aplicación de discriminación por razón de género.  

Según la información que el rector maneja sobre su caso no hubo discriminación por orientación sexual si no por su  edad, como que si eso lo hiciera menos grave. “Pero claro, muy pocas personas admiten ser homofobas, y siempre negarán que su actuación esté motivada por sus prejuicios o por su homofobia.  Pero que además porque yo ya tenía 15 años de servicio en la USB.” dice Franco en su denuncia.

La profesora Franco  recordó al rector Planchart que le envió varias comunicaciones a su correo y jamás recibió respuesta. Qué si al menos las leyó debe saber que su caso está más que documentado y comprobado como un caso de discriminación -que a su parecer- está motivado por su orientación sexual, que además proviene de una persona de religión evangélica.

Segunda propuesta de Franco

Esta segunda propuesta consiste en permitir que los profesores con parejas del mismo sexo se les permitan incluir a su pareja en el seguro médico. Eso hace que el profesor se sienta, incluido, respetado no solo como profesional sino como ser humano integral.

El rector le dijo a Franco que él, a partir de su comunicación, hizo la consulta sobre “ese asunto” en la consultoría jurídica, que debe presentarse un documento que acredita que existe tal relación, como matrimonio,  concubinato o relación de hecho. Según relató, los abogados le dijeron que eso no es posible, porque esas relaciones en Venezuela no son reconocidas legalmente; y que, además, tienen que ser relaciones algo sólidas y duraderas (prejuicio/homofobia).

Ante este comentario, la profesora admite que es cierto, debe haber un documento que demuestre la relación de pareja. Pero que eso de que debe ser una relación estable y duradera es absurdo porque eso nadie lo sabe, que a las parejas heterosexuales nadie les exige ese requisito, que además es absurdo, porque nadie sabe si una pareja es para toda la vida o no. Que las parejas heterosexuales también se divorcian.

Recordó entonces el caso del profesor Jesús Ravelo, quien se casó en Holanda y regresó con su certificado de matrimonio, solicitó la inclusión de su esposo  en el seguro y se le negó la solicitud, así como se le negó el derecho de palabra que solicitó.

Para complementar la explicación, la profesora argumentó que  esa es una medida administrativa que solo requiere de voluntad por parte de las autoridades. Está apegada al principio de igualdad y no discriminación y respaldada por la garantía de los derechos humanos; qué él debe conocer muy bien porque en el comunicado sobre los derechos laborales publicados por la USB se apelaba a estos DDHH.

Agregó además a sus argumentos, que ya existen empresas en Venezuela que reconocen las parejas del mismo sexo y han incluido a sus conyugues en el seguro médico y han otorgado otros beneficios. Que la universidad puede hacer lo mismo porque su estructura y funcionamiento son similares a la de una empresa privada. Mencionó el nombre de estas empresas, todas transnacionales. Entonces, para cerrar con broche de oro,  el rector le  responde:  “pero fíjese que todas son empresas transnacionales  y tienen otra cultura”. Por supuesto, no podía faltar el elemento cultural.

Para concluir la profesora Franco señala que el rector Planchart es “Una persona profundamente machista, homofoba, que se cuida mucho de no discriminar pero igual lo hace, de hecho, al incurrir en la  negación de un derecho de palabra, negación de la existencia de discriminación y ninguna disposición a rectificar. Muy similar a quienes nos gobiernan. Es que en estos asuntos, todos actúan dela misma manera. Se parecen igualitos cómo diría un personaje cómico de la televisión venezolana.”

 

Adaptación de Orbitagay al blog personal de Quiteria Franco.

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares