Patricia Velásquez: “No tiene nada de malo ser gay”

patricia velazquez 2

Patricia Velásquez presentó en la Feria del Libro de Bogotá la edición en español de su autobiografía Sin tacones, ni reservas, que pronto estará de venta en Venezuela. Un libro crudo en el que la modelo y actriz habla acerca de su vida como miss y modelo, de lo difícil que fue perder la portada más importante de su carrera por caer en el mundo de las drogas, su relación con la comediante estadounidense Sandra Bernhard, la enfermedad de su amigo contagiado con el VIH, y de cómo asumió el hecho de reconocer y aceptarse como gay. Sencillamente ya Patricia Velásquez no guarda secretos y eso, asegura, la hecho sentir libre.

-En su libro escribe: “El ser gay significaba que no era lo suficientemente buena”. Y menciona también que en el mundo del modelaje los hombres gay son aceptados, pero no las lesbianas.

-El ser gay me hacía sentir menos persona. En general, las supermodelos éramos símbolo de feminidad, además de ser un símbolo sexy. Me sentía menos porque estaba mal lo que yo era, y decirlo era defraudar a los hombres. Lo bonito de todo este proceso es que después de que lo reconocí, estoy más en contacto con mi feminidad, cosa que antes tenía que ver con mi trabajo. Sobre lo que me comentas acerca del mundo del modelaje lo escribí así porque fue lo que viví, de hecho sólo conocí una pareja de lesbianas en toda mi carrera como modelo.

-¿Prestaría su imagen para luchar por los derechos de la comunidad Lésbica, gay, bisexual, transexual e intersexual (Lgbti)?

-Sí. Nosotras, Ileana y yo, como pareja, podemos ser un símbolo para decir que somos gays, pero también para mostrar que somos una pareja bella, funcional, normal, y que eso sirva para lograr que haya cambios en las legislaciones de nuestros países, no solamente de Venezuela, por supuesto.

-¿Piensa que el Gobierno venezolano es homofóbico en tanto que no ha avanzado, por ejemplo, en legalizar el matrimonio gay?

-Tengo que decirte que en Venezuela hemos ido hacia atrás; apenas se está cumpliendo con los derechos básicos a la salud, la educación y la alimentación. No creo que el Gobierno sea antigay, creo que no ha llegado a plantearse estos temas.

-¿El libro saldrá a la venta en Venezuela?

-Claro, mi interés es que sea un libro que pueda ser comprado y leído en mi país. En los próximos días estará en las librerías con la editorial Cyngular, de Sergio Dahbar, en alianza con Cangrejo Editores de Colombia.

-¿Por qué cree que en Venezuela fue más noticia su salida del clóset que los secretos que reveló acerca del Miss Venezuela?

-Yo no soy el tipo de personas que critica o juzga, hablo de mis experiencias para inspirar a los demás. Si nada de esto me hubiera pasado no sería la Patricia que soy hoy. Si a mí nunca me hubiesen dado esa oportunidad de estar en el Miss Venezuela, nunca habría entendido que ser miss no es el único camino para triunfar en la vida y alcanzar el éxito. Me gustaría preguntarle a la gente por qué no hay chicas latinas modelos o misses que se declaren gay. Hay una necesidad en el mundo de identificarse con gente como nosotras, y eso fue lo que generó la noticia, que traspasó las fronteras del país.

-¿Su gran amor Sandra Bernhard conoce el libro? ¿Sabe que habla de ella en él?

-Sí, ella sabe. Le mandé el libro con una carta diciéndole que lo escribí con mucho cariño y que quería que fuera la primera persona en leerlo antes de que saliera a la venta. No estamos en mucho en contacto, pero sí nos guardamos mucho cariño. De hecho, no he hablado sobre esto con nadie, así que eres la primera en saberlo.

-¿Qué le diría a la comunidad gay en Venezuela?

-A todas las personas que sientan que no están viviendo su verdad, les digo: ‘No están solos. Vivan su verdad, porque siempre pensamos en el juicio de los demás o vivimos protegiendo a nuestro seres queridos, y eso nos hace daño. Siéntanse libres, no tiene nada de malo ser gay.

Vía El Universal

Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •