Patricia Velásquez dice haberse “prostituido” para hacerse cirugías para el Miss Venezuela

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

da4d4d45f5
La modelo venezolana Patricia Velásquez sacará un libro el próximo 10 de febrero llamado “Straight walk” en el que confiesa que cambió sexo por cirugías plásticas durante su tiempo en el concurso de belleza en 1989.

The New York Post reseñó el libro en el que la actriz describe su pasado. Según Velásquez, las condiciones que le trataron de imponer para participar en el certamen fueron varios cambios físicos: debía aumentarse los senos, estirarse las orejas y arreglarse los párpados. De estas tres, solo permitió la primera.

Pero además de esto, la modelo tuvo que conseguir un “sponsor” (patrocinador) que le pagara esos cambios, siempre y cuando ella le retribuyera con sexo. “Debía empezar a prostituirme”, dice Velásquez.

El elegido, al que solo identifica como “David”, le dio un apartamento además de cargar con los gastos de sus transformaciones.

A pesar de haber quedado de segunda, su carrera en el mundo del modelaje despegó. Velásquez narra en su libro que tiempo después conoció a una mujer que le cambió la vida.

Velásquez sale del clóset

La comediante Sandra Bernhardt y la modelo venezolana se conocieron tras bastidores de un evento de moda, donde “sintieron una conexión instantánea”. Fue la primera mujer a la que besó. Después de eso, Velásquez estuvo con un hombre. Pero volvió a los brazos de Bernhardt.

“Estaba profundamente enamorada de Sandra. En una forma que jamás había experimentado”.

La ruptura la hizo llorar por dos años. La actriz salió del clóset con su familia lentamente, quienes la apoyaron incondicionalmente. Además, sintió la necesidad de publicarlo en un libro porque “aún hay mucho prejuicio en Latinoamérica”.

916eyOgnPhL

“Quiero, al menos, comenzar el diálogo. La marea está cambiando”.

Fuente: el estimulo

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •