Opinión: A mí no me tienes que tolerar

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

michael

Por Rafael Morales

En días recientes, Michael Sam, el jugador de fútbol americano que salió del clóset hace unos meses, volvió a ocupar titulares.

Sam fue seleccionado por los Rams de San Luis, lo que lo convirtió en el primer jugador abiertamente homosexual en ser reclutado por un equipo de la NFL.

Pero la mayor atención mediática a Sam no fue por su selección, sino por la reacción del deportista al anuncio y lo que hizo en ese momento.

Allí, frente a las cámaras y con el mundo como testigo, Sam abrazó y besó a su pareja. Para Sam, fue un momento de mucha emoción. La espera había terminado y su oportunidad se materializó.

El beso entre los dos hombres agitó a los macharranes, a los homofóbicos y a quienes dicen ser tolerantes y respetuosos hacia la comunidad LGBTT, siempre y cuando las demostraciones de afecto se queden en el clóset.

Una encuesta publicada por el Huffington Post demostró que muchos de los que aseguraban no tener problemas con el jugador gay objetaron que la televisión mostrara el beso entre Sam y su novio.

Escucho frecuentemente a personas decir que no tienen nada en contra de los homosexuales. Juran respeto y amor. Pero de ahí a reconocer y aceptar la orientación sexual como uno de los muchos aspectos que compone al ser humano, y por lo que nadie debe avergonzarse, va un largo trecho. Por eso detesto el término ‘tolerancia’. Uno tolera un dolor de cabeza, una situación incómoda. Pero a mí nadie me tiene que “tolerar”. Me acepta tal como soy o no me acepta.

Para muchos en nuestra comunidad, expresar afecto en público es prácticamente imposible. El temor al rechazo, a la crítica, a la violencia, obliga a conformarse a dejar los besos y los abrazos en casa. ¿Cogerse de manos? Nada que ver. Es una realidad triste e injusta.

Al mismo tiempo, celebro al boxeador Orlando ‘El Fenómeno Cruz’, quien no duda en proclamar a los cuatro vientos su amor hacia su compañero. Cruz es motivo de inspiración. Su valentía merece el respeto de quienes anhelamos un mundo de igualdad y libre de prejuicios. Esa valentía necesita ser imitada.

En su reciente mensaje sobre la situación del País, el gobernador García Padilla expuso: “Necesitamos cambios radicales para lograr una sociedad radicalmente más justa y más productiva… Un país que crece hacia la cultura de libertades y rechaza las gríngolas físicas e ideológicas. Donde apreciemos a cada cual por lo que aporta al bien de todos, en lugar de por el partido en que milita, o por la fe que profesa, o por a quien escoge para amar. Solo así podremos enfrentar nuestros problemas como pueblo”.

El sábado pasado el mundo celebró el Día Internacional contra la Homofobia. Las manifestaciones a favor de la igualdad fueron la orden, pero falta mucho para erradicar la homofobia. Necesitamos promover e implantar cambios que ataquen el discrimen y la falta de educación. Hacernos más visibles y vocales es vital.

Vía metro.pr

 Artículo de opinión: Orbitagay no se hace responsable por conceptos y/o juicios emitidos en este y otros  artículos de opinión, los cuales, son responsabilidad de sus autores

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •