Ola de crimen en El Salvador afecta a comunidad transgénero

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Tres personas transgénero fueron asesinadas en San Juan Talpa solo en febrero, según la policía, situación que ha extendido el temor entre los miembros de la comunidad lesbiana, gay, bisexual y transgénero (LGBT) de El Salvador.

“Es un constante miedo, una fobia que yo siento y que no me deja vivir en paz”, afirma Teresa, mujer trans que trabaja como encargada en una tienda en la ciudad costera de San Juan Talpa. “En la noche, cuando estoy en mi cama, durmiendo y un perro ladra, yo imagino que es alguien que viene a matarme”.

La ola de crímenes ayudó a poner el foco en la violencia que enfrenta la comunidad LGBT salvadoreña, un problema del que los activistas de los derechos humanos culpan a las poderosas pandillas callejeras y a los arraigados prejuicios sociales.

La última víctima local fue Elizabeth Castillo, una mujer transgénero que, según la policía, fue secuestrada en febrero tras asistir al funeral de dos mujeres transgénero. Su cuerpo, que mostraba señales de tortura, fue hallado arrojado al borde de la carretera.

Hasta el momento, no hay nadie arrestado.

“Ellos (las pandillas) (…) no aceptan ni lesbianas ni chicos gay, la diversidad no entra ahí, pero estas estructuras pandilleriles lo que han hecho es ocupar a la población LGBT para que haga los actos ilícitos por ellos”, dijo Teresa, que prefirió no dar su nombre completo.

Las personas LGBT no son víctimas solo de la violencia pandillera genérica, como otros salvadoreños, sino que también son perseguidos por su orientación sexual. El año pasado, 25 integrantes de la comunidad LGBT fueron asesinados en este pequeño país de seis millones de habitantes, y siete personas transgénero han muerto en lo que va de año, según Vanda Pignato, secretaria gubernamental de Inclusión Social.

Fuente: EntornoInteligente

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •