Michell Lacher y Diego Sánchez, la primera pareja gay que adoptó en colombia

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Los esposos Lacher-Sánchez le ganaron una larga batalla al ICBF luego de adoptar a la pequeña Emma. Pasaron a la historia del país como el primer matrimonio igualitario en constituirse en una familia por la vía legal. Los papás y la bebé posaron para Jet-set en Medellín, donde viven.

Cuando los esposos Michael Lacher, de origen israelí, y Diego Sánchez Molina, de Antioquia, recibieron a la pequeña Emma, la oficina del ICBF en Medellín fue decorada como si sus funcionarios se alistaran para una gran fiesta. En un salón lleno de globos y colmado de curiosos, todos aplaudieron hasta el cansancio para remarcar el antes y el después en la legislación colombiana que permitió la primera adopción de bebés entre parejas del mismo sexo.

Colombia, después de una larga puja entre los activistas de los colectivos LGBTI, legisladores y constitucionalistas, adquirió una normatividad tan incluyente y vanguardista como la de Canadá, Holanda, Reino Unido, Argentina y México, entre otras veinte naciones que dieron el salto histórico que les otorgó el estatus de familia a las parejas homoparentales.

Emma, cuyo nombre significa valiente y aventurera, llegó a brazos de dos padres en una sociedad que por años trató de obviar las exigencias legislativas de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el organismo que hizo esfuerzos para reducir la desigualdad que tiene la población gay y de lesbianas frente a la de los heterosexuales.

La niña, menor de un año, y sus papás se tomaron una fotografía inédita e impensable hace algunos años. “Mi esposo y yo jamás buscamos el activismo de nuestras minorías. Sin quererlo empezamos a ondear las banderas de la adopción de niños entre las parejas del mismo sexo”, comentó Lacher.

Michael y Diego se casaron el 29 de diciembre de 2015 en Buenos Aires, cuando Colombia estuvo a punto de hundir la iniciativa del matrimonio igualitario. Por esos días, las parejas de hombre con hombre y mujer con mujer también veían el beneficio de la adopción como una posibilidad lejana debido a la presión de la Iglesia católica y de los líderes cristianos que se alinearon con el exprocurador Alejandro Ordóñez y con Viviane Morales.

Finalmente, la decisión que aprobó la adopción entre parejas igualitarias salió a flote en noviembre de 2015. Pero como las normas no siempre cambian la mentalidad de las personas, el proceso de Emma encontró escollos y paredes que al parecer levantaron internamente algunos funcionarios del ICBF, según lo contó Michael.

La entidad le hizo un nuevo requerimiento cuando creía que había cumplido con toda la tramitología. En calidad de extranjero le exigieron la visa de residente y no la TP10 que presentó ante la Corporación Casa de María y el Niño, donde él y su esposo acudieron en busca de su primogénita.

La confrontación se alargó ante el impulso que le dieron sus abogados Carlos Eduardo Restrepo y Marta Martello, quienes atendieron el caso sin cobrar honorarios. Los litigantes trazaron una batalla legal que empezó con la instauración de una tutela contra el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en Bogotá. La directora de la institución, Karen Abudinen, se estrenó con este caso y declaró que en ningún momento tuvo el interés de frenar la adopción de Emma.

“Si me hubiera puesto a hacer los trámites del visado de residente, nuestro sueño de ser papás se habría demorado un año y medio más”, dijo Lacher, quien llegó a Colombia en 2013 como líder de la sinagoga de Medellín. Su comunidad religiosa siempre supo que era gay y, en apariencia, no tuvo recriminaciones por su orientación sexual.

La pequeña Emma será bautizada en Argentina por un rabino de vanguardia que jamás ha cuestionado la adopción entre los matrimonios igualitarios. “Como en todas las religiones hay líderes que atacan y otros que aprueban la constitución de las familias modernas como la de nosotros. Incluso, un sacerdote que es amigo nuestro nos felicitó”, afirmó Sánchez.

Michael y Diego se sometieron al procedimiento de adopción como cualquier matrimonio heterosexual o una persona soltera que busca un bebé. En su caso, participaron en los talleres de la Corporación Casa de María y el Niño junto a otros ocho esposos, incluyendo una pareja europea del mismo sexo. Durante días escucharon las charlas de un grupo interdisciplinario de abogados, psicólogos y psicopedagogos que les mostró las virtudes de la adopción en Colombia, donde unos 5000 menores de edad esperan una familia.

Antes de tomar la decisión, Michael y Diego estuvieron tentados a alquilar un vientre, al estilo de Ricky Martin y Miguel Bosé, pero cambiaron de opinión cuando conocieron las preocupantes cifras de los niños que no han podido ser adoptados. “Lo que hicimos fue un acto de amor. No encuentro otra manera de definir el concepto de adopción”, explicó Lacher, quien recibió algunos datos de la procedencia de Emma, por si algún día ella decide rastrear a sus padres biológicos.

Mientras tanto, la menor es el centro de atención de su nueva familia. Para acompañarla durante el periodo de adaptación, Diego Sánchez, quien se graduó de ingeniero civil, gestionó una licencia remunerada de 18 semanas, que logró gracias a la misma ley que beneficia a las mujeres que son mamás. “Este tiempo nos ha permitido cumplir con trámites como el registro civil. La bebita lleva primero mi apellido y después el de Diego. En nuestro caso ambos somos papás”, enfatizó el israelí.

En su nueva casa en Medellín, Emma encontró una habitación decorada con muñecos de felpa y un clóset lleno de ropa para todas las ocasiones. “No tenemos feeling con la moda, pero nos tocará desarrollar nuestro lado femenino para aprender a peinarla y a entender su esencia de mujer. Somos hombres y a lo mejor ella no querrá tocar ciertos temas con nosotros. Más adelante, con sus abuelas, tías y amigas, podrá hablar de cosas distintas”, dijo Michael.

La pequeña pronto entrará a la guardería y en menos de cuatro años al colegio, un escenario en el que los niños son víctimas del matoneo. “Estamos listos para enseñarles a los compañeros de Emma que ella es diferente por su color de piel y porque tiene dos papás. Queremos decirles que es fruto del acto de amor más grande de nuestras vidas”, dijeron los orgullosos padres, hoy paradigma de las modern families colombianas.

Vía: jetset

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares