Los socialdemócratas austriacos se comprometen a impulsar el matrimonio igualitario antes de que acabe la legislatura

Nuevo impulso del Partido Socialdemócrata de Austria (SPÖ) a favor del matrimonio igualitario. El primer ministro Christian Kern, que gobierna en gran coalición con los conservadores del ÖVP, ha presentado un conjunto de reformas que se compromete a impulsar de aquí al final de la presente legislatura. Entre las propuestas se encuentra el fin de la discriminación de las parejas del mismo sexo en el acceso al matrimonio. Para llevarlas a cabo, deberá primero convencer a sus socios de Gobierno.

Los socialdemócratas austriacos continúan mostrando gestos favorables a la igualdad matrimonial. El primer ministro Kern presentó el miércoles pasado su “Plan A”, un conjunto de reformas que pretende llevar a cabo de aquí a las próximas elecciones legislativas, previstas para otoño de 2018. Entre otros asuntos, el documento dedica un capítulo a la igualdad LGTB con medidas concretas en el ámbito de la equiparación de derechos y la lucha contra el lenguaje de odio.

Bajo el título “Queremos tener la posibilidad”, la propuesta del SPÖ contiene tres medidas concretas:

  • Elevar a rango constitucional la prohibición de la discriminación basada en la orientación sexual.
  • Abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo.
  • Modificar la ley de igualdad de trato para que sea aplicable, entre otros, a la búsqueda de vivienda y a los establecimientos de ocio (en la actualidad solo afecta al derecho laboral).

El partido del primer ministro argumenta que la sociedad austriaca está mayoritariamente a favor y reclama la equiparación de derechos para la comunidad LGTB, como se desprende de los estudios sociológicos realizados en los últimos tiempos. En el Eurobarómetro de 2015, un 70% de los encuestados opinaron que las personas LGTB deben tener los mismos derechos que las heterosexuales, y un 62% se mostró partidario de la introducción del matrimonio igualitario en toda la Unión Europea. El SPÖ aduce incluso que la igualdad matrimonial supondría un ahorro para el Estado al eliminar la “estructura paralela” que existe en los edificios administrativos donde se celebran separadamente matrimonios y uniones civiles. También se compromete a luchar contra el lenguaje de odio, en particular en las redes sociales.

Si Kern podrá implantar su Plan A es una cuestión, sin embargo, que no está nada clara. El primer ministro gobierna en una gran coalición con los conservadores del ÖVP, que se oponen a la equiparación completa de derechos para las personas LGTB. Además, aunque el SPÖ decidiera de todas formas someter a trámite parlamentario el matrimonio igualitario, necesitaría todavía sumar el apoyo de otros siete diputados a los de su propio partido, Los Verdes y los liberales de NEOS, las tres formaciones favorables a la igualdad. La derecha populista del FPÖ se muestra, como el ÖVP, contraria a la medida.

Avances forzados por los tribunales

Austria es uno de los pocos países de Europa occidental (junto con Alemania, Italia y Suiza) que mantiene una definición excluyente del matrimonio en su legislación. En el país alpino se vive una situación de bloqueo sobre este asunto similar a la de la vecina Alemania, aunque en el caso austriaco son los socialdemócratas los que ostentan la jefatura del Gobierno. Si bien el SPÖ es favorable a la igualdad LGTB, sus representantes en el Gobierno han venido utilizando la reticencia de sus socios conservadores para perpetuar la discriminación. En junio de 2015, por ejemplo, los Verdes presentaron ante el Nationalrat o Consejo Nacional (la cámara baja del parlamento austriaco) una propuesta de resolución pidiendo la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo que se saldó con el rechazo de las principales formaciones políticas.

Entre los miembros del Gobierno, ya se han pronunciado a favor de la equiparación de derechos los ministros de Asuntos Sociales y Sanidad, pero el posicionamiento más relevante fue el del propio canciller Kern en agosto del año pasado. “Ya es hora de la apertura del matrimonio también para las parejas del mismo sexo”, declaró entonces. Se trata del primer jefe de Gobierno de Austria que se pronuncia en estos términos. La titular de Familia Sophie Karmasin, por el contrario, rechaza la igualdad matrimonial con la excusa de la tradición católica austriaca.

Los avances en el reconocimiento de los derechos LGTB en Austria se han alcanzado hasta ahora principalmente a partir de sentencias judiciales: el Tribunal Constitucional falló en 2014 a favor de permitir a las parejas de mujeres acceder a los tratamientos de reproducción asistida y en enero de 2015, de la adopción conjunta homoparental. Anteriormente,  la ley de uniones civiles aprobada en 2009 ya había sido modificada a instancias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para regular la adopción de los hijos biológicos del compañero del mismo sexo. El último logro ha sido la apertura de los registros civiles (Standesamt) a las parejas del mismo sexo que quieran formalizar su unión, como ya se hace en el caso de las bodas heterosexuales.

Vía DosManzanas

Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •