Lobby gay centroeuropeo: Gobernantes del Benelux son gays

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
  • Un Benelux sin primeras damas
  • Los primeros ministros de Bélgica y Luxemburgo son gays
  • El primer ministro holandés está soltero y no habla de parejas

Se le dice Benelux al área geográfica-histórica formada por tres países de  Europa central: Bélgica, Paises Bajos y Luxemburgo (BElgium, NEetherlans, LUXemburg) históricamente muy unidos con mucho en común. Ahora, tienen un nuevo punto de coincidencia: Dos de sus jefes de gobierno son abiertamente gays y del tercero también se sospecha.

Luxemburgo:

El pasado mes de diciembre, Xavier Bettel, homosexual sin reparos a la hora de hablar de su condición sexual, se convirtió en jefe de gobierno de Luxmeburgo. Ocupa la Maison de Ville del Gran Ducado de Luxemburgo con su pareja desde hace unos años, el rubísimo arquitecto Destenay Gauthier. Después de 19 años de gobierno del conservador y burócrata europeo Jean-Claude Juncker, ellos ocupan el lecho presidencial.

El propio Bettel ha interpretado su sorprendente victoria electoral como una modernización de la tradicional sociedad luxemburguesa. «Luxemburgo está cambiando. La gente no considera el hecho de si alguien es gay o no para confiarle su voto». Además, asegura que pidió consejo a su pareja antes de aceptar el cargo. «Trato de estar en casa tan a menudo como me es posible por la noche, porque somos un equipo, pero las obligaciones de un primer ministro harán que tenga que viajar muy a menudo.El día siguiente a las elecciones le pregunté si podía formar gobierno y si me apoyaría. Si hubiera dicho que no, me lo habría pensado dos veces… ¡No quiero romper una relación!».

Bélgica:

Asumió el cargo de jefe de gobierno belga en 2011 tras la mayor crisis política en el país de las últimas décadas. Un duro reto. Sin embargo hoy en día es un hombre bien valorado por la opinión pública aunque su gusto por departir en los locales de ambiente del centro de Bruselas con hombres ostensiblemente más jóvenes que él le haya traído algún que otro problema a lo largo de los años. Se trata de Elio Di Rupo, un sesentón  francófono de padres italianos.

Di Rupo se define como: «Ateo, racionalista y hombre libre» y así vive. «Soy gay. ¿Y qué?» es una de sus frases más célebres. Di Rupo podría casarse en Bélgica con alguien de su mismo sexo, pero eso no parece muy probable a juzgar por sus constantes salidas nocturnas y cambios de pareja. La única relación formal del socialista es con la política y con su país, una amante convulsa por la difícil convivencia entre flamencos y francófonos. A Di Rupo sus 62 años no le parecen suficientes para sentar la cabeza y aún hoy cerca de la sede de la Bolsa de Bruselas, a pocos metros de la bucólica y céntrica Grand Place, tiene un pequeño piso donde dormir los fines de semana cerca de sus locales preferidos. A su residencia oficial no entran ligues.

En octubre de 2012 protagonizó un momento mucho más simpático y agradable cuando le tocó presentar un premio en una gala en la televisión flamenca. Una transexual, Nancy, le plantó un beso en los morros en directo. Di Rupo fue el primero en reírle la gracia. Su naturalidad casi quitó fuerza a la imagen, que en cualquier otro país hubiese sido la más vista y repetida del año. Una imagen que probablemente sí escandalizó a la reina Fabiola, que nunca se ha pronunciado sobre Di Rupo, aunque teniendo en cuenta su fervor católico seguramente no le hará gracia coincidir con él en actos oficiales. El último la coronación de Felipe de Bélgica el pasado 21 de julio.

Holanda:

En Holanda, el liberal Mark Rutte (46 años) deja por el contrario su tendencia sexual para él y los suyos. El Gaydar de los bulos de internet saca humo, pero también la prensa holandesa le ha buscado novias. En un página web holandesa  hay una encuesta donde  incluso se puede votar si es gay o no. Hasta hace pocos días esa  consulta sin ninguna credibilidad otorgaba un 67% al sí.

Fuera de los rumores, lo cierto es que no se le conoce ninguna pareja de ningún género. La oposición ha hecho chistes malintencionados sobre el hecho que Rutte viva solo, no se le conozca pareja y elija a su progenitora como acompañante para sus escapadas vacacionales.

Hace unos meses un atrevido periodista holandés, Onno Van Buuren, se atrevió a decir públicamente que muchos holandeses en petit comité dan por hecho que Rutte es gay. Van Buuren tachó a su primer ministro de «hipócrita» por pertenecer al partido liberal y en cambio no hablar de su orientación sexual. ¿Pero como uno no va a salir del armario en un país tan liberal como Holanda?, dijeron muchos sin que les falte razón.

¿A quién no  le gustaría hacerle compañia a uno de los más elegantes líderes mundiales y quien es un nombre fijo de las listas de solteros de oro? Sea como sea, la revista Vanity Fair USA lo calificó así el año pasado.

Rutte, por no tener esposa(o)  se ha llevado a la reina Máxima de acompañante a uno que otro evento oficial. Aunque fluye la complicidad entre ambos, parece que al Rey Guillermo Alejandro ese tándem nunca le ha despertado el menor rastro de celos. ¿Sabrán la verdad?

 

El primera ministro holandés Mark Rutter (izquierda) saluda a su homólogo belga Elio Di Rupo (derecha, fondo) Observan la reina Máxima y el Rey Guillermo Alejandro de Holanda
El primer ministro holandés Mark Rutter (izquierda) saluda a su homólogo belga Elio Di Rupo (derecha, fondo) Observan la reina Máxima y el Rey Guillermo Alejandro de Holanda

Fuente: Diario El Mundo (España) Adaptación de Orbitagay

 

 

 

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •