La lucha de Migdely Miranda no ha terminado y estamos con ella

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

 

Espere, hay que tener paciencia, es un proceso largo… es lo único que saben decirle las autoridades venezolanas a Migdely Miranda, esposa de Giniveth Soto, y quien solo desea que Salvador Gabriel de 4 meses de edad, nacido en Argentina, sea registrado en el país como hijo de ambas.

Migdely perdió a Giny. Su vida está partida, aunque Salvador Gabriel esta a su lado.

– Para mí todo el proceso para registrar a Salvador está detenido, fui a hablar en el CNE (Consejo Nacional Electoral) y me atendió Sandra Oblitas (rectora principal y quien está al frente de la Oficina de Registro Civil), ellos me piden los papeles de Argentina de quién parió al niño, como saben mi hijo fue concebido por inseminación artificial, mi esposa me donó su óvulo y yo lo di a luz. En Argentina no hacen distinción. Las dos somos mamás, no es que una es más mamá que la otra.

DOS MAMÁS Y PUNTO

Aquí en Venezuela ellos quieren decir que la mamá es la que pare, quieren que traiga un documento que diga quién parió a Salvador. La situación es que yo no quiero que mi hijo tenga un acta de nacimiento con una sola mamá, sino que tenga su acta de nacimiento como la emitida en Argentina, donde aparecemos las dos como sus mamás. Si yo hago eso que me están solicitando quedaría registrado con una sola mamá y toda nuestra lucha, en especial la de Gini, sería en vano, sostiene esta joven madre que afirma no detenerse hasta lograr que su hijo pueda gozar de los derechos que le otorga la ley por ser venezolano.

Cuenta a Sin Etiquetas que la solicitud que le hace el órgano rector en materia de registro civil alteraría la partida de nacimiento original emitida en Argentina: “Nos proponen que por vía judicial se pelee el caso. Cuántos años va a pasar para que mi hijo esté registrado con sus dos mamás. No veo ninguna ley que lo impida. Las dos somos venezolanas, por lo tanto, a nuestro hijo le corresponde la nacionalidad venezolana, es su derecho”.

En vista de que el 28 diciembre se le venció la visa de turista a Salvador, su mamá se encuentra, actualmente, gestionando una extensión de este documento para que pueda permanecer legalmente en el país.

MIGDELI-Y-GINI

 

SUEÑOS ROTOS

Gini y Migdely se conocieron en su lugar de trabajo, donde ambas se desempeñaban como psicólogas, había planes como en cualquier otro matrimonio: de viajar, celebrar las navidades, criar a su hijo y envejecer juntas, hasta que la madrugada del fatídico 13 de diciembre la violencia que golpea a Venezuela decidió por ellas.

Siempre la acompañé en su lucha. Ahora que estoy viviendo todo esto, digo, era verdad lo que Gini decía. Que la sociedad ni las leyes no nos aceptan ni nos ven como familia. Para el resto está bien mantener un vínculo afectivo entre cuatro paredes, más allá de eso no tenemos ningún derecho. Yo como su esposa cuando quise retirar el cuerpo de la morgue no pude, porque en Venezuela no soy un familiar.

Mostraba la documentación pero las autoridades venezolanas simplemente te dicen –aunque te lo digan de buena manera– lo que pasa es que eso aquí no es legal. Hasta cuándo esta situación, se pregunta a través del teléfono una impotente mujer que vive en carne propia la injusticia de un Estado que no se ha atrevido a legislar a favor del matrimonio igualitario y los derechos de la comunidad LGTBI.

Felices-MIGDELY-Y-GINI

 

MENOS DERECHOS QUE LOS ANIMALES

En Venezuela, los animales, especialmente, los que se encuentran en situación de calle, están protegidos bajo la denominada ,Misión Nevado creada por el gobierno nacional, entre otros motivos, para sensibilizar a la población sobre la importancia de proteger a los animales y darle abrigo a los que se encuentran sin hogar.

Este hecho le lleva a una reflexión: “Estamos por debajo de los derechos de los perros, los gatos y de todos los animales, no hay una misión que se aboque a estudiar el problema de nuestros derechos humanos, nos tratan al final como si somos menos ciudadanos o así nos sentimos nosotros”.

Es un hecho público que tanto Gini como Migdely han sido defensoras del proceso revolucionario que llevó al presidente Hugo Chávez al poder, sin embargo, eso no es motivo para que hoy la señora de Soto se ciegue ante la realidad que está viviendo: “El Estado venezolano nos ha dado la espalda”.

La voz de Midgely es firme y hasta dulce. Es como si luchara por no quebrarse, aunque está rota.

“Le hago un llamado a la Asamblea Nacional, las autoridades y al presidente Nicolás Maduro para que se aboquen a nuestra causa, no somos minoría, estadísticamente somos al menos el 30 por ciento de la población, solo que visiblemente llegamos a un 5%, ya que muchos no se asumen por miedo a la discriminación, sin embargo, al tener una serie de reivindicaciones garantizadas ayudaría a que otras personas puedan ser más felices, que al final es el legado de Chávez”, nos dice.

FALTA DE VOLUNTAD

El 5 de enero pasado, Migdely Miranda y un grupo de manifestantes se presentaron en las instalaciones del órgano legislativo venezolano y entregaron, directamente en sus manos, al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, un documento solicitando la doble maternidad para Salvador Gabriel: “Cuando uno tiene la voluntad uno busca los medios para que se resuelva, hace un año entregamos las firmas solicitando el matrimonio igualitario y hasta ahora no ha habido respuesta. En el caso de mi hijo estamos pidiendo un derecho que le corresponde por ser hijo de dos madres venezolanas, estamos a la espera de una respuesta”.

–Yo no tengo planes de irme del país, aquí nací, vivo, y Giniveth amaba demasiado a Venezuela. Mi lucha es en mi país, tenemos muchas amigas que tienen hijos nacidos por donación de óvulo, solo que lo presentó una sola de las madres. No somos las únicas mamás que existen, tal vez las más visibles sí; a mi particularmente me han apoyado mucho, ellas confían en que se le reconozcan sus derechos a Salvador, para que más tarde sus hijos también puedan disfrutar legalmente de tener a sus dos mamás.

Migdely recuerda que, aunque no era activista, solo acompañaba a su esposa, un cambio significativo se produjo en la pareja al conocer la realidad de la comunidad LGTBI en Argentina, donde han dado pasos gigantescos en materia de reivindicaciones y derechos humanos: “Queríamos que esos cambios también se produjeran en Venezuela, ellos lograron muchos beneficios luego de años de lucha”.

A pesar de su dolor, la fuerza está con ella y sus palabras la definen:  “A todas las personas les digo que debemos mantenernos en la lucha. No esperamos dádivas de nadie, estamos exigiendo un derecho que tenemos como seres humanos, no me voy a conformar con que mi hijo sea solo Miranda, la lucha que dejó su mamá es lograr que se le reconozca como hijo de ambas”.

 

Vía Sinetiquetas

 

Artículo de opinión: Orbitagay no se hace responsable por conceptos y/o juicios emitidos en este y otros artículos de opinión, los cuales, son responsabilidad de sus autores

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •