La despiden de su trabajo por ser lesbiana.

Andrea Simone lleva desde 2013 trabajando como auxiliar no docente en las escuelas de una ciudad de Buenos Aires, siendo encargada de mantenimiento y limpieza a sus 44 años. Casada y con una hija de 15 años a su cargo, el Consejo Escolar le ha notificado que no seguirá realizando sus funciones porque es lesbiana, porque está casada con otra mujer. “Me dijo que ellos querían una política transparente, que no querían ninguna persona homosexual trabajando en las escuelas por miedo al abuso. Me sacaron del sistema por ser lesbiana”, declara Simone, que está muy afectada por esta situación, hasta tal punto que, según ha confirmado su esposa Inés, ha llegado a tener pensamientos suicidas, por lo que no han dudado en denunciar el caso al Inadi.

Su trabajo está sujeto a revisión anual. En septiembre del año pasado su puntuación era de 74,30, lo que la colocaba en muy buena posición para conseguir el puesto de portera al que aspiraba de entre más de cuatro mil candidatos. Sin embargo, a principios de febrero le reducen arbitrariamente su puntuación hasta bajarla a 41, notificándole su despido.

Al ir a pedir explicaciones a Mónica Berzoni, presidenta del Consejo Escolar de Moreno, le explica sin mayor problema que no iban “a permitir que ningún gay o lesbiana tome un cargo. No nos vamos a exponer a que haya abusos sexuales”, lo que no deja de ser insólito al haber testigos presentes de tal discriminación. “Resulta inadmisible que la presidencia del Consejo Escolar de Moreno esté a cargo de una funcionaria que obstaculiza el acceso a los derechos, en este caso el derecho a trabajar, en razón de la orientación sexual o identidad de género de las personas, basada en prejuicios y no en el marco jurídico vigente y en la construcción de una sociedad igualitaria, sin violencias ni exclusiones”, declaran desde 100% Diversidad y Derechos.

“Fui con el bidón de nafta y con cadenas dispuesta a todo, pero me recibieron muy bien y me dieron mayor tranquilidad. Me dijeron que no le encuentran sentido a lo que pasó y que tomarán todas las medidas necesarias”, explica Simone que, al día siguiente, 2 de marzo, presenta su queja ante Legales de Coordinación de Consejos Escolares de La Plata. Tampoco es la primera vez que sucede un caso de discriminación de este tipo, Carla Rivero ya fue discriminada por su identidad de género en septiembre de 2016, mientras que Raúl Bjorklund, profesor de químico, era despedido por el pastor que dirige el Colegio Emanuel como represalia por haber contraído matrimonio con otro hombre y hacerlo público.

Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •