Este restaurante es atendido por cocineros con VIH en busca de acabar con el estigma

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La desinformación generalizada sobre las formas en las que se transmite el VIH y los imaginarios estigmatizantes en torno a este virus son algunos de los motores que impulsan la discriminación en contra de las personas positivas.

Recientemente en Canadá, una encuesta lanzada por Casey House, un hospital enfocado a atender a personas con el virus en el país, arrojó que la gran mayoría de la población afirma que no consumiría productos preparados por personas que viven con el virus ante el temor de adquirir el VIH a través de los alimentos.

La preocupación ante la proliferación de supuestos erróneos sobre la transmisión del virus llevó a que los integrantes de Casey House lanzarán una iniciativa que ayudara a combatir la desinformación y el estigma. En lugar de impulsar una clásica campaña, los activistas decidieron incidir en la raíz de los imaginarios basados en la desinformación.

Así nació Jane’s, un restaurante enfocado a difundir información sobre las formas de transmisión del VIH y atacar el estigma. Las filas de cocineros y cocineras de este restaurante están conformadas por 14 personas que viven con el virus, ellos preparan y sirven los alimentos con el fin de derribar conjeturas basadas en el miedo.

“Realmente queríamos poder desafiar el estigma que aún existe en torno al VIH. Creo que todavía existe la persistente noción de que si tengo contacto humano regular con alguien con VIH puedo contraerlo y sigue siendo una sentencia de muerte”, declaró Joanne Simons, director de Casey House.

Las reacciones de los usuarios de las redes sociales no se hicieron esperar y se manifestaron opiniones que reprobaban la iniciativa e incluso cuestionaban cómo se llevaría a cabo el manejo de cuestiones como la limpieza o las heridas en la cocina. Los impulsores encontraron en estas reacciones una oportunidad de iluminar con información dichas suposiciones.

“Logramos eso como lo haría cualquier persona en la cocina: se asegura de proporcionar primeros auxilios, limpiar el área, tirar lo que haya tocado la sangre y limpiar las superficies. Lo haríamos independientemente de si tienes VIH o no, eso es solo sentido común”, declaró Simons.

Además añadió: “No hay absolutamente ningún riesgo de que alguien pueda contraer el VIH compartiendo una comida. El VIH no vive fuera del cuerpo por un período de tiempo prolongado y durante la cocción el virus muere”.

Los cocineros son personas que no tienen una larga trayectoria en la cocina, pero que fueron capacitados por el chef Matt Basile, quien diseñó el menú del restaurante. La decoración del sitio es muy directa acerca del mensaje sobre el que se basa la labor de los cocineros, pues en las paredes se puede leer #SmashStigma (Aplasta el estima).

Asimismo, los delantales de los cocineros contienen frases en contra de la discriminación, algunas de ellas dicen: “La pasta me contagio VIH: Dijo nadie nuna”, “No soy un cocinero con VIH, soy un cocinero”, “Juzga la comida, no al concinero”, “Quiebra el pan, aplasta el estigma”, “Todo natural, libre de estigma”, entre otros.

“Necesitamos ayuda, necesitamos aliados, necesitamos ser reconocidos como una población clave afectada. Somos invisibles. Y ese es nuestro trabajo: intentar ponernos en el mapa”, declaró Trevor Stratton, un hombre de 52 años que ha vivido por más de 20 años con VIH y que participa en el proyecto.

Pese a la resistencia e incredulidad de algunas personas, el lanzamiento del restaurante ha sido un éxito, ya que las reservaciones se agotaron en las primeras semanas.

Vía Desastre.mx

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •