En China “curan” gays y lesbianas con descargas eléctricas.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

china-curan-homosexualidadPese a lo mucho que se ha avanzado en el mundo en cuanto a la diversidad sexual, quedan muchos países que siguen sometiendo a los homosexuales a prácticas nefastas a fin de “corregir” su orientación.

En China, en algunas clínicas, intentan “curar” a gays y lesbianas con descargas eléctricas que les aplican en sus genitales, mientras miran películas pornográficas como “tratamiento” contra su supuesta “enfermedad”.

SI bien en 2001 se retiró la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales del país, quienes se enamoran de gente de su mismo sexo, suelen sufrir una fuerte presión familiar y social, como en el caso de los hijos únicos, que se resignan a tener una relación heterosexual para darles un nieto a sus padres.

“Creía que tenía que intentarlo, para ver si había la posibilidad de convertirme en una persona normal”, declaró Zhang, un joven de 25 años que prefirió revelar sólo su apellido. Para “no decepcionar a su familia” eligió este método, unos de los más extremos de los utilizados en el gigante asiático, donde la relación entre las personas del igual sexo es considerado una deshonra.

“Cuando reaccionaba a las imágenes, recibía un electrochoque”, poco intenso pero “doloroso”. Presunta cura que él mismo se pagó, tras llegar a la conclusión de que asumir su homosexualidad le resultaba “demasiado difícil”.

La mayoría de los expertos en medicina considera que las “terapias de conversión” practicadas en todo el mundo desde el comienzo del siglo XX por psicoanalistas y doctores para “curar” la homosexualidad son ineficaces e incluso peligrosas. De hecho, cinco clínicas chinas reconocieron que proponen soluciones “de reajuste de la sexualidad”, como tratamientos químicos, hipnosis o descargas eléctricas.

En Pekín, el centro de ayuda psicólogica Haiming incluso lo promociona en su sitio web: “después de cada descarga, el paciente interrumpe sus pensamientos y se aleja de sus fantasmas”.

En el caso de Zhang, el tratamiento con descargas eléctricas le hizo perder la libido y lo sumió en una depresión: perdió su trabajo, se endeudó para pagar los gastos médicos y acabó teniendo pensamientos suicidas, cuenta. “Quería morirme, que todo acabara de una vez”. Al final, se dio cuenta de que no podía hacer nada para cambiar y decidió enfrentar a su padre. “Ser gay, no es tan terrible”, concluye.

Vía Gaymas.com

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •