El ‘paciente cero’ culpado de propagar el VIH fue un invento de la prensa

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

paciente-ceroUna investigación histórica y pruebas genéticas han descartado que Gaëtan Dugas, un hombre gay que por aquel entonces trabajaba como auxiliar de vuelo y conocido como el “paciente cero” haya sido el propagador del VIH en los años 80.

El estudio demuestra que este hombre es sólo uno más de los afectados por el virus antes de que se conociese el mismo, pero en ningún caso el iniciador. Con Dugas, se acuñó por primera vez el término “paciente cero”, utilizado ahora para referirse a otras epidemias como el ébola o la fiebre porcina.

Antes de morir, el mal catalogado como “paciente cero” aportó información personal a los investigadores para que en sus estudios se determinara si el VIH era causado por un agente de transmisión sexual.

En la investigación se volvió a analizar la sangre de Dugas comparándola con otras ocho muestras de suero de otros hombres de la época, a los que se entrevistó para conocer sus contactos sexuales, y a base de enlazar relaciones sexuales, se concluyó que él era el “cero”.

Estos estudios se expandieron al punto de que se editaron libros sobre la crisis del sida en EEUU en la década de los 80 donde se le mencionaba. Por aquel entonces, la teoría del “paciente cero” ya comenzaba a perder fuerza porque ya se sabía que desde que a una persona se le transmite el virus hasta que aparecen los síntomas, pueden pasar meses o incluso años, por tanto es muy improbable que una persona pueda revelar una red de transmisión.

“En muchos sentidos, la evidencia histórica ha venido señalando a la falacia del paciente cero durante décadas”, afirma el doctor Richard McKay. “Ahora, tenemos evidencia filogenética adicional que contribuye a consolidar esta posición” añade.

Ahora, casi 30 años desde el libro de Shilts, el análisis del VIH-1 en el genoma de las muestras de sangre de Dugas tomadas en 1983, contextualizado a través de la investigación histórica de McKay, ha demostrado que ni siquiera era un caso base para las cepas del VIH en el momento y que una pista errónea y un bombo publicitario dieron lugar a su condena como el llamado “paciente cero”.

“Esperamos que esta investigación permita a los investigadores, periodistas y el público detenerse a pensar antes de usar el término paciente cero. La frase lleva muchos significados y una historia y rara vez han apuntado a lo que sus usuarios han previsto”, concluye McKay.

Vía Cascara Amarga

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •