Editorial: 112 curules de la diversidad política son la esperanza de la diversidad sexual

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Asamblea_Nacional_Venezuela_2015.svgPasada la zafra electoral con los resultados que ya todos conocemos, nos encontramos que los votantes le dieron la mayoría calificada a la opción de oposición Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Dentro de esa inmensa masa de votantes se cuenta la comunidad sexodiversa venezolana, la cual también ha votado por un cambio hacia una Asamblea Nacional que reconozca sus derechos y sus reivindicaciones hasta ahora, olvidados por la mayoría parlamentaria del PSUV.

Nos remontamos a 1999, año en que se redactó la actual Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Bella oportunidad que perdió la comunidad LGBT venezolana de lograr el reconocimiento constitucional de sus derechos en la naciente carta magna. La mayoría oficialista olvidó por completo a nuestra comunidad, representada en aquel entonces por el incipiente Movimiento Ambiente de Venezuela, que no logró ser tomado en cuenta para incluir en la Constitución, el derecho a la libre orientación sexual y de género o el matrimonio entre contrayentes del mismo sexo.

Posteriormente se inicia la nueva Asamblea Nacional en el año 2000. Entre las diatribas políticas de un sistema político que moría y otro que nacía, nadie se ocupó de los derechos sexodiversos. Bajo la égida de Alianza Lambda de Venezuela se hace la primera Marcha del Orgullo Gay del país, en Caracas, la cual seguiría creciendo todos los años. Pero ni oficialistas ni opositores mencionaron a la comunidad LGBT en la A.N. ni tampoco hubo quien se los recordara.

En el año 2005 se vuelve a elegir una Asamblea Nacional, esta vez, por el agite político de entonces posterior al paro nacional y el intento de golpe de estado, la oposición no concurrió y la misma fue ocupada totalmente por el oficialismo. Entonces los ya crecientes movimientos sexodiversos del país empiezan a hacer sus planteamientos al parlamento. Una mayoría absoluta alineada con el ejecutivo, autodenominada de “izquierda”, era esperanza del colectivo, ya que tradicionalmente se han asociado las ideologías de izquierda con la amplitud y respeto hacia los derechos LGBT. No hubo forma de ser escuchados por ninguno de los 167 diputados de la alianza oficialista. Se perdió de nuevo la esperanza.

En 2010, los opositores concurren a las elecciones de la Asamblea Nacional y la misma vuelve a ser ganada por el oficialismo (a pesar de haber obtenido minoría de votos, por razones que no vienen al caso explicar) Una vez más una mayoría de izquierda en el parlamento se presentaba como el impulso a ya propuestas más concretas de la comunidad, como la Ley para el cambio de identidad de género, una Ley de matrimonio igualitario, Leyes anti discriminación por orientación sexual y otras. Los activistas LGBT del oficialismo se hicieron sentir y la Asamblea arrancó con buen pie, ya que en 2011, su presidente, el Dip. Fernando Soto Rojas recibió a un grupo de activistas e integrantes de la comunidad LGBT para escuchar sus propuestas y hacer cabildeo para que las mismas fueran discutidas en el seno de la Asamblea. (Ver video aquí) Igualmente en ese mismo año por vez primera una marcha del orgullo Gay se dirige a la Asamblea Nacional y una comisión de diputados (oficialistas) reciben algunos proyectos de Ley y peticiones de parte de los activistas LGBT simpatizantes del gobierno (Ver video aquí). Al años siguiente se instalaba el Polo Patriótico Sexodiverso (Ver video aquí) La comunidad estaba en el tapete de la mayoría parlamentaria oficialista y todo indicaba que se lograrían las anheladas conquistas. Pues bien, en los años venideros todo se derrumbó, la Asamblea nunca legisló completamente, se dedicó al pico y pala con la oposición y en sus debates sobraron las expresiones y los ataques homofóbicas  a los opositores ( Ver ejemplos videos 1, 2, 3, 4 aquí) La guinda del vaso, resultó ser que algunos dirigentes sexodiversos oficialistas intentaron ser candidatos a la Asamblea en las siguientes elecciones, siendo totalmente excluidos. Y por si fuera poco, en este período legislativo por vez primera en la historia venezolana, se activó la recolección de firmas para el proyecto de Ley que impulsara la reforma del Código Civil para la aprobación del matrimonio igualitario, iniciativa llevada por la organización Venezuela Igualitaria, cuya cabeza simpatiza claramente con el oficialismo, y se llevaron más de 20.000 firmas con la esperanza que el mandato popular consagrado en la Constitución fuera tomado en cuenta en la Asamblea. Lamentablemente, una vez más se burlaron de la comunidad LGBT y las firmas fueron desestimadas, perdiéndose el esfuerzo y la esperanza de toda una comunidad que luchó como nunca por sus derechos.

2015: Ahora se abre una esperanza: Por vez primera en 17 años el color mayoritario de la Asamblea Nacional cambia. Una coalición de diversos partidos políticos desde la derecha hasta la izquierda toma las riendas del parlamento con mayoría calificada y con un apreciable número de parlamentarios que no sólo previamente se han comprometido con los derechos de la comunidad LGBT, sino que algunos de ellos representan directamente a la comunidad, como lo es el caso de Tamara Adrián y Rosmit Mantilla, o que simpatizan con los sexodiversos como Delsa Solórzano, Gaby Arellano, Karin Selanova y otros como el  posible futuro presidente  de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, que ha sorprendido hasta a los homofóbicos al declarar que rechaza cualquier tipo de discriminación hacia la sexodiversidad. Sobradas razones para estar optimistas existen, muy a pesar que en la variopinta coalición de la MUD hay detractores del matrimonio igualitario. Corresponde a nuestra comunidad ejercer presión y tomar acciones para lograr lo que los anteriores tres períodos de la Asamblea Nacional nos negaron. Por mucho que el oficialismo acuse a la MUD de ultraderecha y que eso sea en teoría sinónimo de negación a los derechos LGBT, la voluntad de los nuevos parlamentarios dicen lo contrario. Sabemos de antemano que la prioridad del nuevo parlamento estará enfocada en la profunda crisis económica del país, pero en cinco años, algún momento para la olvidada comunidad sexodiversa debe haber.  Son 112 político-diversos en la mira de los sexo diversos. ¡A legislar!

 

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •