Disfruta de los beneficios del sol

hombre-sol-300x210

Para cuidar la salud y nuestra estética debemos saber que el verano tiene mucho para ofrecernos y que incluso tomar el sol puede ayudarnos a vernos y sentirnos mejor si tenemos algunas precauciones en cuenta. Por ello, este verano, disfruta de los beneficios del sol, siempre sin descuidar la piel.

A todos nos gusta lucir un moreno atractivo en nuestra piel, pero al mismo tiempo, queremos evitar el envejecimiento, las quemaduras o la sequedad que el sol puede provocar. Por eso a continuación te mostramos una forma de tomar el sol y disfrutar sus beneficios deshaciéndonos de todos sus potenciales efectos negativos.

El sol sobre nuestra piel no sólo nos ofrece un color moreno atractivo en ésta época del año, sino que además, ofrece otros beneficios quizá menos visibles pero igual de valiosos para nuestro organismo.

La exposición al sol puede darnos color a la piel y al mismo tiempo, mejorar los niveles de vitamina Den nuestro cuerpo, pues se sintetiza en nuestra piel ante la radiación solar. Así, podemos favorecer la salud de nuestros huesos y dientes, exponiéndonos al sol.

Por otro lado, la radiación solar mejora el sistema cardiovascular al reducir la presión arterial y los niveles de colesterol en sangre.

Como si fuera poco, al exponernos al sol podemos sentir un cambio positivo en nuestro estado de ánimo, ya que se estimula la liberación de serotonina que nos relaja y nos ayuda a experimentar bienestar, alejándonos de enfermedades y de estados depresivos.

Es decir, exponernos al sol no sólo nos permite lucir morenos por fuera, sino también, vitales, con energía, humor y salud.

Para que sólo podamos disfrutar de los beneficios del sol y evitar potenciales riesgos tales como quemaduras, sequedad o envejecimiento de la piel ante la exposición al sol, recomendamos los siguientes consejos:

  • Aplicar un protector solar adecuado a la piel y circunstancia, es decir, que sea de factor correcto y que nos proteja de la radiación solar con efectividad. Para saber qué factor necesitamos en función del tipo de piel.
  • Colocar el protector solar unos 30 minutos antes de la exposición al sol, para que el filtro funcione adecuadamente y el sol no queme ni seque nuestra piel.
  • Recolocar el protector solar cada dos horas o antes, para que la protección continúe.
  • Exponernos al sol con regularidad y en bajas dosis, es decir, un poco cada día y no mucho tiempo una sola vez al mes, pues así tendremos más riesgo de sufrir quemaduras.
  • Escoger un protector solar resistente al agua, para que el sudor no nos quite la protección.
  • Beber abundante cantidad de líquidos para evitar que la piel se deshidrate.
  • Tomar una ducha después de tomar el sol y colocar crema hidratante en todo el cuerpo para evitar la sequedad de la piel.
  • Ingerir alimentos saludables, como frutas y verduras frescas, pescados, alimentos magros, cereales integrales, pues una buena nutrición también se refleja en la salud de la piel y nos ayudará a neutralizar el estrés del calor y el sol al ofrecer muchos antioxidantes.

Con estos consejos puedes disfrutar de los beneficios del sol sin descuidar la piel y protegiendo tu estética así como la salud en pleno verano.

Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •