Cuando dos pasivos terminan en la cama

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

pasivos

¿Qué pasa cuando accidentalmente se juntan en la cama dos gais completamente pasivos? Arepazo; dicen por ahí, haciendo referencia al delicado golpe de ambas manos que, a lado y lado, moldean la masa de una arepa. Tan delicado como este chico llamado Nacho, quien siempre decía: «¡Ay, no. Arepas no!», palabras que se tuvo que tragar cuando el destino le jugó una mala pasada.

Nacho, un chico de veintitantos, un excelente amigo con una personalidad alegre. Se caracterizaba siempre por alardear de los machos activos que se llevaba a la cama: hombres muy varoniles, muy serios, bastante; “penetrantes”; En cambio, él era pasivo 200 por ciento, jamás en su vida había cambiado de rol.

De un momento a otro, un extraordinario hombre llegó a su vida. Un muchacho que lo sacaba a buenos sitios y le gastaba buenas cosas, un príncipe muy atento y, por supuesto, bastante atractivo. Nacho no veía la hora de llevarse a su muñeco a la cama, quien le había dicho que era bisexual y había penetrado a muchas mujeres.

Sin embargo, transcurrieron unos días más para que el anhelado evento aconteciera. Finalmente, la noche de “coronación” había llegado, Nacho y Principito pasaron su primera velada juntos… La ropa fue suprimida como debía ser, besos van, caricias vienen. Ambos se quedaron de espaldas, nalga contra nalga, esperando que el otro se diera la vuelta e introdujera su varita mágica del placer.  Cosa que… ¡nunca pasó!

Después de esa noche, nos contó Nacho, ninguno de los dos dijo nada al respecto, pero cada quien había sacado sus propias conclusiones.  Ambos eran pasivos y si la relación iba a continuar, esto tenía que cambiar.  No obstante, Nacho no quería perder a su Príncipe azul, aunque este fuera pasivo. Su preocupación más grande era qué hacer cuando volvieran a estar en la cama.

Para aquellos, que como Nacho, no quieren dejar pasar a alguien valioso simplemente porque no puede penetrarlos, pueden poner en práctica varias técnicas y disfrutar su sexualidad al máximo. Es fácil complacer a otro pasivo, simplemente piensa por un momento en aquellas cosas (fuera de la penetración) que tú disfrutas.

Primero, no te apresures a ir por el pene de tu compañero, empieza por lo que más le excita a él y le place: la estimulación anal. Simplemente, llega a esa zona erógena gradualmente y utiliza cualquiera de las siguientes técnicas para complacerlo y que él te complazca a ti después o simultáneamente.

Anilingus: lengua al ano

Recuerda que la limpieza es salud. Empieza por abrir los glúteos y lamer gentilmente, acá no te tienes que preocupar por lastimar a nadie, la lengua no le hace daño de ninguna manera. Algunos prefieren empezar a lamer alrededor del ano y después gentilmente introducir la lengua adentro. Mientras que otros prefieren endurecer la punta de la lengua y jugar a entrar y salir del orificio anal. Lo importante es ir probando. Presta atención a la respiración, los gemidos o lo que te dice tu pareja, para saber qué le gusta y qué no.

Perineo: área entre los testículos y el ano

Esta es una buena forma de ganarte el camino hacia su pene. Asimismo, puedes venir desde el anilingus, pasar por el perineo… lamerlo, chuparlo y estimularlo. Después puedes subir a su pene y hacerle el felatio (sexo oral)

La mejor forma de empezar esta técnica, así como con las otras, es ir despacio, trabajar tu camino al fondo. No importa cuán delicadas sean tus manos, o cuán bien hecha esté la manicura, puedes llegar a lastimar a tu pareja si eres rudo. De igual manera, los guantes de látex son altamente recomendados para evitar disgustos o incomodidades, especialmente si lo tuyo no ha sido el trabajar el ano. Lubricante es requerido en todo momento, los que tienen una base acuosa son los mejores. Una vez listo todo lo conveniente, empieza por acariciar o tocar gentilmente el ano, delinea un círculo en él, lo cual es mucho más estimulante. Ve introduciendo tu dedo, si sientes que a tu pareja le está gustando, entra un poco más; ve a su propio ritmo.

 

Dildos y vibradores

Estos pueden salvarte de tener que introducir tus dedos en el ano de tu pareja, o incluso tu pene. En el mercado existen de todos los tamaños, estilos, sabores… mejor dicho: son la mejor cosa después de lo real. ¡Inténtalo, diviértete! Es recomendable que compres uno de esos dobles, o por lo menos dos de los singulares, ya que ustedes son dos pasivos y ambos querrán ser penetrados. En adición, siempre fórralos con un condón para mantener la higiene en tus nuevos juguetes sexuales.

Se creativo, paciente y sobre todo sé inteligente: no dejes pasar de largo un hombre que te sea atractivo, aprende a aprovechar las oportunidades sin necesidad de hacer lo que no te gusta. A toda costa, disfruta tu arepazo.

 

Vía eBrü

Comentarios:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •