¡10 tips para hacerlo gemir de placer!

cute-gay-kiss-Favim.com-334437_large

Si los vecinos no llaman a La Policía porque oyeron quejidos extraños, entonces no estás haciendo bien tu trabajo. Un tipo que no presione todos tus botones, será mejor que conserve su empleo diurno, porque tú buscas a un hombre que te haga gritar.

 

Hay una gran diferencia entre esos; mmm…; que te indican que él lo está disfrutando, y esos sonidos lastimeros que hacen que la gente piense: «¡Ay Dios mío, están apuñalando a alguien ahí adentro!

Muchas veces esos mmm…; son pura cortesía, pero cuando él empieza a respirar anhelosamente, ahí sí está gimiendo de verdad. Para lograrlo, hay que dar en el punto. Aunque las zonas erógenas varían de individuo en individuo, estoy seguro que la mayoría de estas 10 lo va a dejar sin aliento.

  1. 1.   La cabeza

La de arriba, tragón, la de arriba. Te recuerdo que las partes pilosas son las más sensibles a la presión, así que el cuero cabelludo es una gran zona erógena. Usa tus uñas para rascarlo delicadamente y también desliza tus dedos por medio de su cabello. Si se excita cuando le jalas el pelo, mi sentido pésame, él es sumiso… posiblemente te tocará hacerte encima.

  1. 2.   Las orejas

Esta es un área que puede calmarlo o excitarlo, a los hombres les encanta que le toquen las orejas. Entonces, entre tu dedo índice y pulgar, agarra la oreja desde arriba y suavemente deslízate hacia abajo, una y otra vez.

 

  1. 3.   La nuca

 

OK, es hora de estimular dos áreas al mismo tiempo. Sigue haciendo lo de las orejas, mientras soplas delicadamente sobre su nuca, altérnalo con el toque de una pluma o de la yema de tus dedos.

 

  1. 4.   La frente

¿No te parece sexy? Bueno ese es tu problema. Tienes que pensar que todo el cuerpo masculino es un campo erógeno y entre más zonas estimules más potente será su orgasmo. Además, la frente está llena de terminaciones nerviosas y al masajearlas con tus dedos, con tus labios, estás activando hormonas como la dopamina y la serotonina, las cuales lo pondrán de muy buen humor.

 

  1. 5.   La mente

Se ha demostrado recientemente que si intensificamos el estado de excitación en el sistema nervioso central (el cerebro), su cuerpo se entusiasmará aún más. Por ende, susúrrale algo sensual al oído —por favor, no pongas tu vocecita de Dora la Explorada. Trata de sonar masculino por primera vez en tu vida.

Trabaja un rato el 1, 2, 3, 4, 5 en distinto orden y luego sí bajas. ¡Ah! Haz que mantenga los ojos cerrados, así estarás en control.

  1. 6.   La espalda

Otra zona con un montón de terminaciones nerviosas. Aprovéchalas: con la yema de los dedos, aplica un toque tan suave que apenas roce la piel, hazlo por cualquiera de los costados, nunca sobre la columna vertebral. En adición, suspira lentamente sobre su espalda y recórrela con tus labios. Lo enloquecerás cuando llegues al sacro (la baja espalda).

  1. 7.   La parte posterior de las rodillas

Sáltate las nalgas y el perineo, porque una vez las toques, será cruel desviarte hacia otra zona. Pero no las ignores bruscamente o él pensará que le tienes “asco”; Ahora, caricia y besa detrás de la rodilla, al principio sentirá algo de cosquillas pero después le pondrá más calor al asunto. Esta parte tiene una piel muy suave y sensitiva. ¡Lámela!

  1. 8.   Los muslos internos

Dale la vuelta a tu hombre y trata de resistir la tentación de meterte su pene a la boca, por el amor a Eros. Entonces, desliza la punta de tus dedos de arriba abajo, asimismo la punta de tu lengua y luego unos mordisquitos. ¡Voilà! Lo hiciste estremecer.

  1. 9.   La pelvis

¡No te vas a meter su chupeta en la boca, te dije! Rueda tu lengua por este embudo ósteomuscular: acaricia la cintura pélvica, los músculos de la pared abdominal inferior y del perineo.

10.El pecho

Sube por su ombligo y pasa por su abdomen, así crearás una tensión sexual por haber estado tan cerca a sus genitales y pasar de largo. Los abdominales bajos son un área perfecta para tentar sin esperanza; usa tus manos ahí, mientras tu boca se encarga del pecho: sopla suave sobre él para que la piel se erice y también sobre la zona de la clavícula, toca con tu lengua y, entonces, chupa sus pezones.

 

Bueno, ahora que has detonado todos los campos minados, ve y hazle sexo oral, yo sé que te morías de ganas. Pónganse un condón y tiren antes de que llegue La Policía a verificar cuál era el escándalo.

 

Vía EBrü

Compárte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •